La transformación del entorno de San Romualdo concluirá en tres meses

  • La actuación tiene un presupuesto de 363.636 euros y pretende realzar el monumento mediante el rebaje de la cota de suelo · Zonas verdes y caminos de tierra convivirán con la simulación de un foso

La remodelación del entorno del Castillo de San Romualdo estará concluida en tres meses, así se desprende del anuncio de licitación que se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) el pasado 25 de abril, una transformación que contará con un presupuesto de 363.636 euros y que tiene como objeto principal la adecuación del terreno colindante al monumento del siglo XIII así como su realce, ya que la actuación pretende rebajar la cota de suelo actual -en pendiente- hasta nivelarla con los viales que la rodean. De esta manera, el efecto que se conseguirá, el efecto perseguido, será el del resurgimiento del monumento, un crecimiento sólo visual al que acompañará una potenciación del paisaje.

Porque éste es uno de los dos sentidos hacia los que se encamina la actuación, diseñada por el que también es arquitecto responsable de la intervención en San Romualdo, José Carlos Sánchez: aumentar las condiciones de visibilidad de este castillo isleño y facilitar la accesibilidad al mismo. Así lo explicaba el delegado de Patrimonio, Francisco José Romero, quien comentaba la necesidad de excavar el perímetro del inmueble, vaciarlo de 5.000 metros cúbicos de tierra hasta la altura deseada y una vez en ella, trabajar en la nivelación y la peatonalización de la zona. En cuanto a las cuatro calles que rodean al Castillo y su entorno, sólo en una de ellas habrá una modificación, en Augusto Miranda, en la que se construirá un acerado.

En cuanto al segundo, se basa en la idea de crear un espacio semejante al que rodeaba los castillos. Para ello, se trabajará en la composición de un entramado de jardines -taludes vegetales- combinado con una serie de caminos de albero que serpentearán el solar y que estarán encaminados a la entrada principal del Castillo, un acceso que será el originario, ubicado en el centro del ala de la calle Real. Además, rodeando la fortaleza, está contemplada la construcción de una lámina de agua que emulará ser el foso que existió tiempo atrás, aunque esta idea está aún por perfilarse, ya que otra de las opciones que se barajan en este sentido es la construcción de una pequeña parte de él, una especie de guía de profundidad y anchura en la que los visitantes podrán apreciar el estado originario del mismo.

Deben tenerse en cuenta también otros dos detalles de la actuación debido a sus características ya que, del mismo modo que la intervención en el inmueble, la obra en el entorno debe incluir un control arqueológico. Asimismo, la adjudicataria de estos trabajos tendrá que incluir en su proyecto la integración con el resto del espacio, el resultado tiene que ser acorde con la imagen proyectada del Castillo y la plaza reformada Sánchez de la Campa tras la construcción del aparcamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios