La transformación de Capitanía en museo se retrasa hasta finales de 2009

  • El derribo de los falsos techos y la eliminación de maquinaria pesada en la obra son los argumentos alegados por Defensa · La inversión restante para finalizar la actuación es de 1,6 millones de euros

Comentarios 2

La actuación acumulaba ya algún retraso que hasta el momento se había hecho difícil de precisar, pero finalmente el Ministerio de Defensa y en concreto, el Servicio Militar de Construcciones, se ha pronunciado al respecto, aunque también han dado sus argumentos. Los nuevos plazos retrasan la transformación de este inmueble en museo naval hasta los últimos compases de 2009, a las puertas de la conmemoración en La Isla del Bicentenario. Una fecha que supone dos años sobre la señalada inicialmente, y que introduce nuevas inyecciones de presupuesto en la ejecución de la obra.

Serán, hasta diciembre del año próximo, 1,6 millones de euros los que Defensa invierta en completar la intervención, una cantidad que también queda justificada con los reajustes que ha habido que realizar en el proyecto debido principalmente, tal como explicó la senadora socialista María Jesús Castro hace ya más de seis meses, a la necesidad de sustituir los forjados. Unos forjados en mal estado debido a la debilidad de las vigas que los sustentaban. Por esta razón hubo de tomarse la decisión de modificar el proyecto e incluir la reestructuración de estas zonas, claves del edificio.

Defensa alega además otras dos modificaciones en el proyecto, realizadas, así lo aclaran, con la finalidad de optimizar el mismo. La primera de ellas, la retirada de falsos techos para permitir el paso del material de obra más voluminoso. La segunda, la eliminación del empleo de vehículos pesados durante la actuación para evitar de este modo interferencias en el tráfico y problemas en la circulación que causen molestias a los ciudadanos. Éstos son, así lo aclaran, los dos principales escollos que consideran han forzado ahora la modificación del proyecto y el retraso de la actuación un plazo de dos años, aunque en un primer momento fueran también estos problemas en la estructura.

Pero, la nueva fecha anunciada, así como el nuevo presupuesto adjudicado hasta finales de 2009 incluye también el acondicionamiento de los jardines traseros del edificio para su apertura al público, una actuación de menor envergadura -presupuestada inicialmente en medio millón de euros- pero que permitirá al isleño conocer este espacio exterior del edificio, en el que se incluirán piezas museísticas de mayor envergadura, con valor patrimonial.

En lo que a los contenidos del futuro museo se refiere, ya se está trabajando en el diseño y selección de los mismos de tal manera que los mismos se adapten a estas nuevas instalaciones. Como referencia básica, los fondos guardados del Museo Naval de Madrid, sobre los que se aplicará un criterio de selección acorde al enclave y su historia, y se trasladarán hasta San Fernando, una vez, eso sí, la intervención esté completamente finalizada.

Además de las salas donde se expondrán estas piezas, también se conocen otros detalles de la composición del edificio. Este museo naval integrado en el casco urbano tendrá un auditorio y una tienda, así como una sala de atención al público, una cafetería, una entrada principal y una zona para la seguridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios