La revisión del catastro espera a la aprobación del PGOU a final de año

  • La última ponencia de valores de la ciudad entró en vigor en 1999, cuando aún no se había producido el desarrollo de algunas zonas · La actualización supondrá modificaciones del IBI según los cambios

Comentarios 3

San Fernando ha cambiado en los últimos años. Ahora existen zonas desarrolladas urbanísticamente que hace un tiempo apenas acogían huertas. Los avances en otros puntos de la ciudad estaban aún por definir. Eso implicaba unos valores catastrales determinados de los inmuebles que en la actualidad, y en algunos casos ya desde hace unos años, han quedado obsoletos. Por eso, su revisión resulta necesaria, aunque los técnicos municipal y la Dirección del Catastro no iniciarán el proceso hasta que el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) quede definitivamente aprobado, lo que está previsto para final de año.

Ése es el plazo que el equipo de gobierno calcula para tener listo el documento de planificación urbana, lo que hace pensar que la actualización del valor catastral tardará mínimo un año. Así lo cree el alcalde, Manuel de Bernardo, que reconoce la falta de correlación existente entre el valor real de algunas zonas de la ciudad, por sus comunicaciones y sus servicios, y lo que pagan los residentes. Hay ejemplos claros: Hornos Púnicos, Camposoto o la Ronda del Estero.

Lo que el propietario de una vivienda en Hornos Púnicos paga en su recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) no se corresponde con su valor actual, puesto que la última valoración catastral, base para establecer este pago, se produjo en 1998, cuando buena parte de sus comunicaciones y comodidades actuales no existían. Lo mismo ocurre en Camposoto, que ha sufrido un fuerte desarrollo, lo que no se ha dejado notar en la cantidad que se paga. Incluso, en algunos casos, no se recogen nuevas construcciones. Más reciente, la creación de la Ronda del Estero modifica las posibilidades de comunicación en sus alrededores, con aperturas previstas de conexiones. Todo eso quedará reflejado en el plano multicolor de la ciudad, donde cada tono es un valor, con trece cifras entre los valores de repercusión de uso residencial, seis de valores unitarios e incluso cinco formas de trazo para determinar el valor de uso comercial.

La ponencia de valores de San Fernando que entró en vigor en 1999 muestra cantidades que oscilan entre 263 y 41 euros por metro cuadrado. En nombres, la zona de Villamaruja frente a Gallineras y Buen Pastor. Por el contrario, la nueva zona de Camposoto no aparece prácticamente desarrollada, a pesar de los edificios y unifamiliares construidos, con un valor unitario, que se refiere a espacios de uso dotacional, sistemas generales o uso industrial, de 39,67 euros el metros cuadrados. Hornos Púnicos, uno de los puntos más cotizados de la ciudad actualmente, aparece con uno de los valores intermedios.

La nueva valoración deberá incluir nuevas viviendas y comunicaciones, pero también el cierre de conexiones y calles. Mientras en el primer caso la tasación resultará al alza, en el segundo la valoración será menor. Ambas situaciones repercutirá en el bolsillo del ciudadano. Sin embargo, como señala la delegada de Hacienda, Mercedes Espejo, los incrementos que pudieran darse se aplicarían de manera paulatina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios