Una salida polémica

Una de religiosidad 'vecinal'

  • La procesión 'laica' organizada por la asociación de vecinos Patrona del Mar salió ayer a la calle aprovechando la festiva tarde del 12 de octubre

La Virgen de la asociación de vecinos Patrona del Mar recorriendo el barrio. La Virgen de la asociación de vecinos Patrona del Mar recorriendo el barrio.

La Virgen de la asociación de vecinos Patrona del Mar recorriendo el barrio. / román ríos

Ni de gloria ni de penitencia. Ni de silencio ni de barrio. Es la nueva religiosidad 'vecinal'. La modestia presidió el cortejo de la procesión -¿civil? ¿laica?- que la asociación de vecinos Patrona del Mar sacó ayer a la calle aprovechando la festiva tarde del 12 de octubre. Una Virgen del Carmen tallada por Juan Carlos García Díaz que el colectivo ha incorporado hace unos meses a la vida cotidiana del barrio -prolongación de San Nicolás- y que cuenta incluso con una suerte de 'capilla' en el local social a la que acuden de vez en cuando los vecinos. Todo, por supuesto, sin que la Iglesia tenga nada que ver, en plan laico, aunque sirviéndose del lenguaje y de las maneras propias de la religiosidad popular. Como si fuera una hermandad o una asociación parroquial, pero sin serlo. Y sin querer serlo, que es algo que también han dejado muy claro los devotos de esta nueva forma de religiosidad vecinal.

La polémica saltaba hace unos días, poco después de que la asociación de vecinos diera a conocer los actos que tenía previsto para el mes de octubre y que, además de la procesión, han incluido la edición de un cartel y un pregón para anunciar la salida del 12 de octubre. El Consejo de Hermandades y Cofradías, arropado por el Arciprestazgo y el Secretariado Diocesano de Hermandades, lanzó un contundente comunicado desvinculándose -por si quedaba alguna duda- de esta procesión "civil" e instando a las cofradías y a los cofrades a que no participaran ni colaboraran con ella bajo ningún concepto. Incluso se les advirtió de posibles sanciones si así lo hacían. El tema de las procesiones 'ilegales' -así llamadas popularmente- preocupa cada vez más a la Iglesia. Y en La Isla, la de Patrona del Mar no es un caso aislado. Hace años que cada Viernes de Dolores procesiona también el llamado Cristo de La Almadraba, con 'hermanos' que portan cirios vestidos de hábito nazareno y todo.

A la asociación de vecinos, ciertamente, la reacción de la Iglesia no le ha afectado demasiado. La Virgen -una devoción que viene heredada de la talla que existía en la desaparecida barriada Coronación- es cosa suya, dicen. Y ayer, por primera vez, la sacaron en procesión por las calles de su barrio y por las Siete Revueltas. Con sus marchas procesionales, con su paso y con sus cargadores, que llegaron de la asociación juvenil 17 de Mayo. Y hasta con un crucifijo que se encargó de abrir el escueto cortejo que acompañó a la imagen en su recorrido. A muchos les picó la curiosidad, aunque todo fue -ya se ha dicho- tremendamente modesto. En realidad, bastante ingenuo a pesar de la polémica desatada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios