La recuperación del molino de mareas del Zaporito culminará en noviembre

  • Los trabajos se centran ahora en el interior del edificio, cuyo exterior ya luce prácticamente acabado · La siguiente fase permitirá culminar la recuperación del caño, después se hará la urbanización de la zona

Comentarios 3

Las previsiones sobre la rehabilitación del molino de mareas del Zaporito y la recuperación de su entorno pueden cumplirse y la ejecución de estos trabajos quedar terminada en noviembre, concretamente a mediados de mes. El alcalde, José Loaiza, fue informado de ello ayer, durante la visita que hizo a este conjunto patrimonial, que hace unos meses apenas levantaba muros ruinosos y escondía bajo tierras, arenas y restos de todo tipo el tramo final del caño por el que antiguamente entraba el agua a las instalaciones.

La cita sirvió para comprobar cómo las obras han avanzado notablemente en los últimos meses (comenzó en octubre), tanto en lo que se refiere al edificio como al exterior. Por fuera, el antiguo molino de marea parece recuperado para ser enseñado y para recordar parte del pasado isleño, de su actividad. Por dentro, sin embargo, aún quedan aspectos que finalizar. En esas se afanan buena parte de los operarios que la Unión Temporal de Empresas (UTE) Caño Zaporito tiene destinados a este proyecto. El grupo de personas que ayer visitó el enclave, entre ellos el delegado general del Área de Desarrollo de la Ciudad, Ángel Martínez, pudo contemplar cómo ha quedado la intervención en la cubierta, con techos de madera con vigas que coronan el interior, siempre fiel al original.

En los últimos cuatro meses sí han completado el trabajo en los muros exteriores del edificio, ya revestidos, recubiertos con una capa de cal blanca, que contrasta con los ornamentos de esquinas y ventanas, y con la piedra ostionera resanada. Un plástico cubría ayer parte de estos muros para evitar que el trabajo ya realizado sufra algún desperfecto. Los andamios que cubrían la cara externa del inmueble ya no están. Desde el interior se puede ver además el avanzado estado de los trabajos en los cimientos, donde los conductos y arcos están recuperados para el paso futuro del agua.

Si llamativo es el aspecto del molino, sorprendente es el caño artificial que ahora se abre a los ojos de los curiosos. Durante años estuvo tapado por fangos, arenas y otros restos, mucha basura entre ellos, y sirvió de aparcamiento improvisado para muchos conductores. Ahora ha sido excavado y muestra su profundidad de unos tres metros. No obstante, precisamente en este espacio se centrará parte de los trabajos de la siguiente fase. La UTE, que componen Construcciones OPS Mar SL y Bahía San Kristobal SL, se prepara ya para la terminación del muro de escollera de la zona del cazo, pero también para completar el dragado hasta la cota funcional del caño desde el puente hacia atrás (actualmente cegado, por lo que no entra el agua).

Después llegará la urbanización del entorno, que forma parte de una obra complementaria que cuenta con un presupuesto de 63.897 euros, para lo que se denomina recuperación de la plaza Manuel de la Puente, con la colocación de mobiliario urbano, alumbrado y elementos de jardinería, sin quitar protagonismo al molino de mareas y al estanque. Esa partida se suma a los 1.369.000 euros presupuestados para el proyecto . Todo, recordó el alcalde, para que San Fernando recupere su historia y la muestre recuperada, dentro de su oferta turística al visitante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios