La 'primera palada' para cumplir un sueño

  • La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días celebra el inicio de la construcción de su edificio de reuniones Estará terminado en 20 meses

El camino ha sido largo, y todavía queda un trecho de 20 meses, pero el nuevo centro de reuniones de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, un sueño de esta comunidad religiosa en San Fernando, se acerca con el inicio de las obras. Ayer una máquina ya trabajaba en el terreno, situado a la espalda del Observatorio de Marina, en la avenida Pery Junquera. El miércoles se realizaba la ceremonia de la primera palada, que reunió a un nutrido grupo de fieles, a responsables de la Iglesia y a representantes políticos y de colectivos de la ciudad.

El proyecto para una parcela que tiene una extensión de 4.044 metros cuadrados consiste en la construcción en una pequeña parte de la superficie: sobre rasante y bajo rasante hasta completar una superficie útil de casi 2.100 metros cuadrados que incluye la disponibilidad de un parking. El edificio tendrá sótano, planta baja, primera planta y segunda planta; y albergará una estancia principal que denominan salón sacramental, donde celebrarán las reuniones los domingos con una capacidad para 200 personas. Al estar pegado a un salón para otras actividades ambas estancias podrán convertirse en una para encuentros más multitudinarios. La estructura del edificio se completa con aulas de enseñanza, una pila bautismal, despachos, servicios y espacio para otras utilidades.

De la construcción se encarga la empresa Bauen que tiene un plazo de entrega aproximado de 20 meses. Se culminará entonces un largo periplo de tramitaciones, como apuntó el responsable de asuntos públicos, Nicolás Sánchez, que recordaba las conversaciones, reuniones, operaciones administrativas y de otra índole que se han desarrollado durante más de 20 años para lograr este sueño. "Con cada presidente de la estaca de Cádiz se ha dado un paso más", comentaba. En la memoria mantiene el encuentro, junto al hermano Cristóbal Rodríguez, con el alcalde Antonio Moreno cuando buscaban el terreno para ubicar este edificio. "Teníamos el plano de la ciudad abierto y Antonio Moreno puso su dedo justamente encima de este terreno y nos dijo ¿por qué no éste?", contó. A pesar de las presiones, trabas, del cambio de propiedad, durante este tiempo "tuvimos la seguridad de que este momento llegaría", aseguró.

El consejero de la estaca de Cádiz Francisco Martínez describió el futuro espacio de la Iglesia de Jesucristo de los Santos los Últimos Días como un lugar para compartir "valores y principios que lleven a fortalecer y elevar la sociedad: el respecto, la honestidad, la tolerancia y la amabilidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios