Más de 100 plazas de la zona azul cambiarán de sitio por el tranvía

  • De la calle Real pasarán a Colegio Naval Sacramento y al mercado de San Antonio

No sólo las paradas de autobús tienen que modificarse de cara al inicio de las obras del tranvía el próximo lunes. Las plazas de aparcamiento en zona azul que desaparecerán en la calle Real, 107 en total, tendrán que ubicarse en otro emplazamiento. De momento, el Ayuntamiento ha previsto ubicaciones provisionales mientras se acometen las obras. El grueso -39 y 33 respectivamente- se trasladarán a la calle Colegio Naval Sacramento y al entorno del mercado de San Antonio. Pero por ahora la calle Real mantendrá, aunque en distintas localizaciones, 25 plazas, mientras que una decena se habilitará en la plaza del Rey frente al edificio consistorial. En concreto, 14 irán a la altura del número 67 de Real; 5 a la altura del número 24, 3 junto al 113 y otras 3 plazas frente al bloque 13 de la arteria principal de la ciudad.

A las inmediaciones del mercado de San Antonio se desplazarán 33 plazas de estacionamiento, distribuidas entre la calle San Antonio en el tramo comprendido entre Real y Lauria, la calle Juan Van Halen desde Lauria hasta Santa Gertrudis y la propia calle Lauria desde Olivarillo hasta Santa Bárbara.

Tanto las de Naval Sacramento como las de San Antonio pueden convertirse en definitivas en el plazo de unos meses si se comprueba que la iniciativa funciona bien. Las 25 de la calle Real, no obstante, tendrán que volver a moverse en marzo, mes que ha fijado la empresa encargada de las obras del tranvía para acabar con la primera fase de la actuación.

Este plazo es el mismo que se da el Ayuntamiento para sentarse a negociar con la concesionaria del servicio de Ordenación y Regulación de Aparcamientos (ORA), Dornier, aunque aún no está nada claro cuál será la propuesta que se pondrá sobre la mesa a esta empresa. Caben varias posibilidades, entre las que se baraja la de reubicar de forma definitiva las 25 plazas que todavía se encontrarían para esa fecha en la calle Real y que el servicio de aparcamiento regulado siga funcionando en el resto de vías ya adscritas.

Pero tampoco se descarta la posibilidad de rebajar el número de plazas acordado con la concesionaria, que asciende a un total de 630 en toda la ciudad. En estas circunstancias habría que compensar a Dornier por la pérdida de beneficios, coste económico que habría de asumir el Ayuntamiento, no la Junta, ya que en el convenio de las obras del tranvía no se incluye ninguna cláusula referente a la zona azul.

También podría decidirse ampliar el número de años que incluye la actual adjudicación o, sólo en un caso extremo, subir la tarifa del aparcamiento regulado.

Entretanto llega la primavera, período en que Consistorio y concesionaria tendrán que ponerse de acuerdo sobre la alternativa más viable, la sección de Tráfico de la Policía Local elabora estos días un informe exhaustivo sobre ventajas e inconvenientes de las nuevas localizaciones.

Según el concejal responsable de la Policía Local, Alfonso González Nantes, en la decisión de las nuevas calles que tendrán este servicio ha pesado de modo importante las demandas de los propios ciudadanos. De ahí que el entorno del mercado de San Antonio haya sido uno de los elegidos, ya que estos detallistas venían solicitando desde hace tiempo más posibilidades para que los isleños de otras zonas pudieran estacionar allí su coche. Colegio Naval Sacramento, por otro lado, se ha seleccionado por la cercanía a Real y a León Herrero, avenida ésta última en la que también existen plazas para el aparcamiento de pago. "La zona azul es una fórmula intermedia no sólo para activar el comercio sino para que se pueda estacionar en el centro y resulte más barato que un parking subterráneo", afirma Nantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios