La plataforma Movimiento Ciudadano se reafirma en sus reivindicaciones

  • De Bernardo intentó convencer con informes y datos estadísticos a un auditorio que le replicó con un rosario de críticas y reproches hacia su gestión · Los colectivos continuarán con las protestas

Comentarios 6

De Bernardo no convenció. Quizá porque resulta difícil intentar convencer a los que llevan meses convencidos. Pero la reunión de casi dos horas que ayer se celebró en el salón de actos de la Casa de la Cultura sólo sirvió para que la plataforma Movimiento Ciudadano se ratificara en sus reivindicaciones: "La respuesta la darán los ciudadanos en la calle", le espetó al alcalde el portavoz del colectivo, el sindicalista Antonio Romero Toledo, al finalizar el encuentro.

"Muchos números, muchos cuadros y pocas respuestas. No nos ha aclarado si los impuestos van a seguir subiendo, si va a contar con el Consejo de Participación Ciudadana y por eso vamos a seguir dando respuesta. No nos ha convencido", replicó también el presidente de la federación de asociaciones de vecinos Isla de León, Antonio Romero.

Aunque De Bernardo intentó centrar el encuentro en las explicaciones acerca de los datos económicos -"no voy a entrar en debates, pero estoy dispuesto a responder a cualquier pregunta que me hagan sobre las explicaciones", advirtió al comienzo de la reunión- fue prácticamente inevitable que el turno de preguntas que sucedió a su exposición se convirtiera en un rosario de reproches y críticas hacia su gestión en el que quedó patente lo "dolido" que se sienten algunos colectivos por la subida de impuestos y por considerarse marginados de la gestión. Una y otra vez se le pidió al regidor que convocara e hicera uso del Consejo de Participación Ciudadana.

El cara a cara fue duro y tenso en ciertos momentos, aunque no se llegó a perder las formas. Arropado por la primera teniente de alcalde, Carmen Pedemonte (PP), y por la delegada de Economía y Hacienda, Mercedes Espejo (PA), el alcalde tuvo que hacer frente a todo lo que le quisieron decir los representantes de los colectivos que integran la plataforma de protesta Movimiento Ciudadano, acusaciones que fueron desde lo "decepcionante" que para algunos resultó su intervención hasta el "desprecio de su gobierno hacia los ciudadanos", comentario que molestó especialmente al regidor.

De Bernardo -que incluso aludió a su "estoicismo"- tuvo que tragar con comentarios como "hemos sido engañados por su partido", "nos ha dado la espalda a los ciudadanos", "no nos hipoteque, no nos ahogue más de lo que estamos" y con alusiones al elevado sueldo que cobran los miembros de la Corporación, al coche oficial, al "boquete" en las arcas municipales que arrastra su gestión económica y hasta sobre la indemnización que el Ayuntamiento tiene pendiente con la familia Campos.

El alcalde, al que le reprocharon también que no hubiera convocado una reunión con los colectivos ciudadanos hasta que le obligó la presión ejercida por el movimiento de protesta y la recogida de firmas iniciada, intentó convencer a un auditorio con cuadros estadísticos y datos de los informes de la Cámara de Cuentas y de la Confederación Económica de Empresarios en los que la ciudad, en líneas generales, salía bien parada en comparación con las localidades vecinas.

Pero el contenido, ayer, importó poco. Quizá porque debería haber llegado antes. Ayer primó el careo, que además ha sido largamente esperado por algunos representantes de los colectivos ciudadanos para lanzarle a la cara las críticas sobre su gestión que le tenían reservadas. Fue casi un ajuste de cuentas verbal que dejó ver que Gobierno municipal y algunos representantes de colectivos ciudadanos hablan en claves muy distintas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios