La oposición rechaza mudarse con el gobierno a la nueva sede de la Alcaldía

  • Ni PP, ni Sí se puede (Podemos) ni C's barajan trasladar sus grupos al edificio del Museo dado el rechazo generalizado que suscita el realojo de estas dependencias municipales

Aunque el traslado de la Alcaldía que por fin se ha puesto en marcha -y que previsiblemente se completará a finales de mes- ha dejado hueco en el edificio del Museo Histórico para las oficinas de los grupos municipales, la oposición en bloque se muestra bastante reacia a ocupar estas nuevas dependencias de la calle Real dado, sobre todo, el abierto rechazo que le suscita la reordenación planteada por el equipo de gobierno, que considera innecesaria -sobre todo a estas alturas del mandato- además de un gasto totalmente prescindible.

Así que, de entrada, ni PP ni C's ni Sí se puede San Fernando piensan acompañar al ejecutivo que integran socialistas y andalucistas en la mudanza que han emprendido, un tema que desde principios del mandato se ha convertido en el blanco de numerosas críticas por parte de la oposición y, por ende, en una de las decisiones más polémicas y cuestionadas de todas las adoptadas por el gobierno municipal: por el traslado y desalojo del Museo, por la inversión que requería, porque las obras de rehabilitación del Ayuntamiento ya están en marcha y previsiblemente concluirán en 2018...

El gobierno -advierten- no ha informado aún del traslado a los grupos de la oposición

Ciertamente, desde que en 2013 -bajo el gobierno del PP- los grupos salieran forzosamente de las dependencias de la calle Isaac Peral para trasladarse a la planta alta de la Casa de la Cultura se reivindicaba que estas oficinas fueran reagrupadas en el mismo edificio en el que se ubica la Alcaldía para que pudieran compartir el espacio en el que se concentran las gestiones municipales, lo que facilitaría su labor como representantes de los ciudadanos al tener a mano las consultas a los servicios generales, el acceso a expedientes, más facilidad para hacer trámites administrativos, asistir a comisiones, reuniones, controlar la labor del equipo de gobierno... De hecho, atribuían en exclusiva su 'exilio' a una razón política, para alejarlos del epicentro de la gestión municipal, más que a criterios de técnicos de espacio o de reordenación de áreas y servicios.

Existía, además, un compromiso explítico del PSOE en este sentido ya que durante el anterior gobierno también se había visto afectado directamente por esta situación. Y, de hecho, en la Casa de la Cultura solo un grupo -el andalucista- hace uso en la actualidad de las dependencias que desde hace cuatro años se habían habilitado. El resto de formaciones ha dejado de hacerlo al no encontrarle utilidad a unas oficinas tan relegadas y apartadas de la vida municipal.

No obstante, la opción que el equipo de gobierno ha puesto ahora sobre la mesa tampoco convence a la oposición. Ni siquiera a Ciudadanos, que ha sido el que con más entusiasmo ha reclamado la reagrupación de los grupos municipales. Su portavoz, Mayte Mas, aclaró a este periódico que, de momento, no tienen pensado trasladarse al edificio de la calle Real cuando se marche hasta allá la Alcaldía. No comparten el traslado planteado por el equipo de gobierno al edificio que hasta el año pasado daba cabida al Museo de la ciudad -no lo hace nadie en la oposición- y, a estas alturas del mandato, no ven que la mudanza sea oportuna. Mas recuerda que la propuesta de C's, en la que insistió a principios de mandato, pasaba por regresar todos a las dependencias de Isaac Peral y realojar otros servicios en la planta superior del Mercado Central. Pero nada parecido a lo que se ha planteado ahora.

Tampoco el PP parece dispuesto a seguir al equipo de gobierno, máxime cuando ha convertido el traslado de la Alcaldía en una de sus críticas más recurrentes a la gestión del gobierno municipal. Su portavoz, José Loaiza, aclaraba ayer que, en todo caso, desde el equipo de gobierno no se ha facilitado ningún tipo de información respecto a este traslado. Ni siquiera hay notificación oficial para que, efectivamente, los grupos municipales se trasladen a este nuevo espacio. Aún así, recordó, el PP rechaza tajantemente esta reordenación que considera que ha sacrificado un equipamiento cultural -el del Museo- y que ha acarreado un coste de unos 400.000 euros. Aunque el traslado ya está en marcha, los populares insisten en que es posible dar marcha atrás y destinar este espacio municipal a equipamiento cultural.

Desde Sí se puede (Podemos) se insiste también en que por parte del equipo de gobierno no existe comunicación de ningún tipo con respecto al traslado de Alcaldía y otros servicios municipales. Ni siquiera -afirma su portavoz, Ernesto Díaz- se les ha confirmado que, efectivamente, vayan a disponer de unas dependencias para dar cabida los respectivos grupos. Con todo, la formación también se muestra en contra del reaolojo de la Alcaldía en este edificio, unos planes que tampoco se han consensuado con la oposición a pesar de tratarse de un gobierno en minoría. De ahí que, a priori, rechacen secundar los planes del equipo de gobierno. Eso sí, aclara Díaz, tampoco comparte la situación actual de los grupos en la Casa de la Cultura, que obliga a que su trabajo se esté llevando a cabo en la sede de los partidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios