La fiesta de los madridistas termina en vandalismo

  • Unos quinientos seguidores del Real Madrid celebraron el título del equipo merengue en la plaza del Rey, pero el encuentro se disipó cuando un vándalo quemó un contenedor

Comentarios 1

Los seguidores del Real Madrid, como comienza a ser habitual cuando merengues o culés ganan algún título, se concentraron en la Plaza del Rey para festejar el título de Liga que el cuadro merengue cosechó el domingo por la noche.

Una vez finalizado el partido en El Sadar, numerosos coches, haciendo sonar sus bocinas se apresuraban en llegar al centro de la ciudad donde, a las once y cuarto, aproximadamente quinientos seguidores del equipo de la capital de España ya festejaban con vítores el título.

Todo transcurría con la normalidad necesaria, eso sí, los actos estaban bien custodiados por la Policía Local y Nacional que inmediatamente, para evitar altercados se personaron en la misma calle Real, llegando, en un determinado momento a cortar el tráfico para evitar incidentes.

Los aficionados celebraban, a golpe de caja y bombo el hecho e, incluso, el General Varela volvió a ser vestido con las indumentarias del equipo madridista, siendo algún que otro presente muy osado al pegarse un baño en la fuente.

Pasadas las doce de la noche, los aficionados se congregaron en la misma vía de la calle Real y algún desalmado le dio por estropear la fiesta al incendiar uno de los contenedores que están en la misma plaza.

Rápidamente el fuego hizo que los aficionados se fueran dispersando, una vez que se tuvo que llamar a los bomberos para apagar las llamas que habían alcanzado una altura considerable e, incluso, se habían extendido hacía la farola. Lo que era una fiesta se vio interrumpida por el vandalismo que hizo que la celebración solamente se prolongase por espacio de una hora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios