"El éxito será el equilibrio entre los actos culturales y las infraestructuras"

  • Considera que hay tiempo para realizar muchos proyectos, aunque no sabe si suficiente para todos

Comentarios 3

Por el momento, este profesor "enamorado" de su trabajo desarrollará su labor en pro de la Conmemoración como asesor de Alcaldía. En la Oficina del Bicentenario comenzará el 1 de julio, cuando deje su puesto de director en un centro educativo de la provincia. Las satisfacciones como docente, que reconoce, vendrán entonces de la mano del 2010. En eso al menos trabajará.

-¿Es una medio vuelta a la política? ¿La ha echado de menos?

-En absoluto. Ni media, ni cuarto, ni nada. Esto no es en ningún modo una vuelta a la política porque lo que yo vengo a desempeñar no es un cargo político. Es un cargo exclusivamente técnico. Por mi cabeza no pasa regresar y no la he echado de menos. ¿Por qué? Muy fácil: nunca tuve, ni tendré, aspiraciones políticas. Ni siquiera de participar de un proyecto político. En su momento, me comprometí, porque creí, y sigo pensando, que todo el mundo debería durante un tiempo de su vida prestar un servicio.

-Pero, ¿le servirá esa experiencia?

-Todas las experiencias, todas las vivencias, te sirven para el desarrollo de tu trabajo. Estoy convencido de que la experiencia de los ocho años de trabajar con la administración local me van a facilitar la introducción en este nuevo trabajo, porque conozco los procesos, los mecanismos. En cualquier caso, yo soy funcionario de carrera y estoy familiarizado con los procesos administrativos. De todas formas, insisto, éste no es un cargo político. Y otra cosa: yo no he sido nunca militante del PA. No lo he sido nunca. Pero tampoco de ningún otro partido.

-¿Se están poniendo demasiadas expectativas en el 2010?

-Creo, por una parte, que sí, pero, por otra, creo que es razonable. Es lógico. Uno de los momentos cumbres en la historia de San Fernando es precisamente ése, el de Las Cortes de La Isla. Es razonable que una efeméride como los 200 años levante expectativas, pasión.

-¿Hay tiempo?

-No sé si queda tiempo suficiente o no. Sí que puedo garantizar que voy a trabajar todo lo posible para que se termine el mayor número posible de proyectos. Quedan casi dos años. Año y medio. Depende de cómo se tome. Y es tiempo suficiente para hacer muchas cosas. Sí me gustaría dejar claro que gran parte de esos proyectos dependen de otras administraciones, de distintas delegaciones. Mi trabajo va a ser un poco, o mucho, precisamente eso: coordinar, incentivar, motivar, para que todas esas administraciones estén cada día un poco más concienciadas con la necesidad para San Fernando de terminar a tiempo esos proyectos. Eso no quiere decir que si hay alguno que no pudiera estar sería un fracaso.

-¿Se ha planteado las prioridades?

-No. Sí tengo pensado qué me gustaría en principio del 2010. A veces se enfoca la celebración de la efeméride en una sola dirección. Creo que hay que enfocarla de una manera multidisciplinar. Está claro que tiene que haber actos culturales -populares, intelectuales e institucionales- y actuaciones de infraestructura. Si conseguimos el equilibrio entre estos cuatro grandes pilares habremos conseguido algo importante para la ciudad, el éxito. Para mí es fundamental la ciudad de San Fernando e intentar ofrecer un elemento más para que su desarrollo futuro sea una realidad.

-¿Y tiene ya pensado proyectos de su propia cosecha?

-Me gusta el conjunto de las obras. Me gusta contar con mis colaboradores y todas las partes implicadas y a partir de eso concretar. A nivel personal claro que hay cosas que me gustarían, pero pasarán a un segundo plano si cuando se hable con estos colaboradores y entidades llegamos a un acuerdo. Sí que te tengo una ilusión: que al final todos nos sintamos satisfechos de haber puesto nuestro granito de arena, de haber sido capaces de aglutinar las inquietudes, las ilusiones, de todo el pueblo y a todos los niveles.

-¿Su condición intelectual le hará tirar hacia los actos culturales?

-Espero que uno de esos pilares que brillen con luz propia sea precisamente el aspecto cultural.

-¿Sería importante que estuviera terminado el proyecto del tranvía?

-La calle Real debe ser la calle Real del 2010. ¿Eso quiere decir que el 1 de enero debe estar terminado? Pues me gustaría, pero no puedo dar plazos, sería una irresponsabilidad. Las administraciones van a hacer lo posible para que esté terminado en el plazo previsto para que las actividades que se hagan luzcan en todo su esplendor.

-¿Cree que falta consenso político para trabajar en el 2010?

-No he tomado posesión, pero a los hechos me remito. Partido Andalucista, Partido Popular, la Junta… ahora mismo estoy asignado por las dos administraciones. El delegado provincial de Educación [Manuel Brenes] ya dejó claro que quien me nombra en comisión, en virtud de un convenio, para la celebración es la propia Delegación, para estar representada en el Bicentenario. Me pone a disposición del Ayuntamiento.

-Esa buena sintonía podría favorecer su relación con otras administraciones para agilizar los proyectos pendientes.

-Ya eso no lo puedo decir. No lo sé. Lo que sí puedo decir es que tengo la absoluta confianza de que cada administración va a poner su compromiso encima de la mesa, que es intentar cumplir. Estoy seguro de que va a ser así. Que después surgen problemas burocráticos... Pero, a priori, no creo que haya nada de entorpecer. Creo que el convenio es prueba de que la sintonía es muy importante y que hay interés de que esto salga adelante.

-¿De qué comisiones, o del propio Consorcio, va a forma parte?

-Tengo claro que formaré parte de aquellas comisiones para las que me nombre el Ayuntamiento. Parece razonable que en algunas de ellas esté. Pero estoy aterrizando y todavía no se ha tratado nada.

-¿Se ha imaginado La Isla del Diez? ¿Tiene una panorámica?

-Claro que sí. Veo a San Fernando en 2010 como una ciudad muy abierta. Que mira con mucha ilusión al futuro. Que se siente muy orgullosa del trabajo que se está realizando, digo la labor de la ciudad. Que afronta las siguientes décadas con un nuevo horizonte. No único, evidentemente, porque esto no es la panacea. No podemos pretender que San Fernando viva de esto. Pero, además, hablamos del San Fernando de 2010, pero, ¿por qué no hablamos del San Fernando de 2012, o de 2013? Las Cortes se iniciaron en San Fernando. El hecho de que estuvieran aquí durante seis meses no significa que haya que medir su importancia proporcionalmente al tiempo. La participación de La Isla de León se prolonga mucho más allá. El sacrificio de la población por sacar adelante todo este proyecto se prolonga más allá. La despedida, la sesión última en que Las Cortes deciden su traslado a Madrid, se produce en la ciudad. Ese horizonte de efemérides, que tiene su punto neurálgico en el 2010, igual que lo intentaremos traer un poco antes, también hay que contar que se va a terminar un poco después, porque las circunstancias históricas así lo establecieron.

-¿Es suficiente lo que se enseña en los colegios de Las Cortes?

-En San Fernando casi todos los críos tienen información de qué se está hablando. Por ejemplo, cuando estaba en un colegio de San Fernando, donde me llevé 18 años, traía a los niños para que vieran los monumentos que tienen que ver con el constitucionalismo en La Isla. Me consta que hay muchos centros que también lo han hecho de una u otra forma. ¿Es suficiente? Hombre, siempre se puede hacer un poco más, incentivar un poco más. En otras localidades que también celebran actos similares al nuestro en este periodo, como Móstoles o Zaragoza, una de las cosas que se cuida es a los niños, a los estudiantes de Secundaria. Porque el futuro está en sus manos. Si no preparamos al niño de hoy para ciudadano de mañana, todo lo que hacemos ahora se quedará en saco roto. Tengo hoy el objetivo de llegar más a los colegios. Habrá que hablar y consensuar con la Consejería de Educación y con los colegios y sus profesionales. Ya se han hecho cosas: los cómics que se editan anualmente el 24 de Septiembre, está también Manantial de Libertades.

-¿Cuál es el papel real de La Isla en la Guerra y en la elaboración de la Constitución?

-Es fundamental. No quiero que se entienda como una exclusión de Cádiz. Hablo de La Isla porque es lo que me corresponde. La Isla es el símbolo del fin del Antiguo Régimen en España. Se pasó de un régimen absolutista, con todo lo que significa, estamental, a la sociedad moderna. Que mientras hubo un reinado en el que se dieron momentos de vuelta al absolutismo, pues claro. Además, si se observan los principios generales de la Constitución del 12 se ve que los grandes acuerdos tienen lugar en las sesiones de San Fernando. El gran acuerdo que implica el reconocimiento de la igualdad de derechos para todos los españoles, sin diferencia de razas, en este caso hemisferio en el que vivían, tiene lugar en Las Cortes de La Isla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios