El desbroce que no llega

  • Un vecino reclama al Ayuntamiento que limpie la vegetación y fumigue las inmediaciones del terreno donde vive, situado en la batería de la Playa

Es en la carretera de la Batería de la Playa, enfrente de una de las puertas del Cuartel, por donde pasa el carril bici. Francisco Ganfornina aporta detalles suficientes para ubicar la finca en la que vive. "Aquí hago mi vida, tengo tres cabritas", sostiene para dimensionar las razones de sus quejas. Porque Francisco pide al Ayuntamiento que fumigue, desratice y desbroce el entorno de su espacio vital, que se está viendo afectado por los insectos y por la vegetación prominente.

Intentó hablar con la alcaldesa del tema, pero le remitieron a otros concejales: al responsable de Salud, por un lado, es decir, Antonio Rojas; y al concejal de Medio Ambiente, Fran Romero, por otro. "Me dijeron que fuera a las oficinas que están cerca de San Francisco", apunta Ganfornina. Los técnicos acudieron a la finca después de eso, cuenta, y confirmaron la necesidad de intervenir. Incluso le enviaron una carta para informarle de que acudirían a finales de abril o principios de mayo para limpiar. Sin embargo, tras más de un mes de espera no se ha actuado en el lugar.

Hay, según sus descripciones, árboles cayendo sobre la alambrada -lo que la está tumbando- que protege la superficie, de la que no es propietario pero en la que vive desde hace tiempo. La falta de desbroce de las hierbas que crecen fuera, en el límite con el carril bici, por la que pasan personas andando y evidentemente bicicletas que tronchan a su paso esos tallos, hace que estén proliferando las garrapatas, lo que le tiene preocupado por sus animales. De ahí que reclame también que se fumigue. Mientras expone la situación hace un apunte, que da muestra de su día a día en esta parte del municipio: "No sabes las discusiones de las que soy testigo porque la gente va por el carril bici, en lugar de por la otra parte donde está la acera".

En la zona, lamenta, también haría falta una limpieza aunque nadie hace nada porque allí se acumulan bolsas, que quedan atrapadas bajo la retama.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios