Los delitos bajaron en diciembre en un 8,3% respecto al mismo mes de 2006

  • Los robos con intimidación sufren un descenso del 45,4%, de 11 se pasó a 6 · Los hechos delictivos de maltrato crecen de 11 a 15, principalmente por el quebrantamiento de órdenes de alejamiento

6

"La Isla es un ciudad segura y tranquila". Lo decía hace unos días el alcalde, Manuel de Bernardo, tras el encuentro protocolario con el nuevo comisario jefe de la Policía Nacional, José Antonio Postigo. Las estadísticas sobre de delincuencia le dan la razón. Como el informe sobre los delitos y faltas registrados el pasado mes de diciembre por el Cuerpo Nacional de Policía, que refleja un descenso del 8,3 por ciento en el número de delitos: de los 120 que se denunciaron ese mes de 2006 se ha pasado a los 110 del pasado diciembre.

Las faltas, sin embargo, subieron en diez más en el dato intermensual, de 241 a 251. La diferencia entre un hecho delictivo y otro está en el grado de gravedad del acto. En definitiva, grave si es delito, leve si es falta. Entre éstas últimas, los hurtos -aquellas sustracciones en la que no media violencia en las cosas- cayeron en un 10,6 por ciento. Si en diciembre de 2006 se registraron 113, el mes pasado se contabilizaron 101. Las faltas contra personas sí que aumentaron. Se trata de hechos en los que se producen insultos, empujones o golpes leves, aunque no hay lesiones. No se consideran como tales cuando las consecuencias físicas duran menos de cinco días. Por ejemplo, un moretón. En este caso fueron 28 en diciembre del año pasado, cuando en el mismo periodo del año anterior se produjeron 20.

Los delitos contra las personas se quedaron en un solo caso, aunque los hechos delictivos de malos tratos -dentro del ámbito familiar- crecieron, de 11 a 15. Según fuentes del Ministerio del Interior, la razón principal es el quebrantamiento de órdenes de alejamiento. Personas que ya han tenido condenas por esos sucesos y reinciden.

Estos delitos se incrementaron, mientras que los datos sobre robos con intimidación reflejan una caída importante, del 45,4 por ciento. Estos actos en los que se usaron, por ejemplo navajas, se cuentan en 6 en diciembre de 2007 y fueron 11 en el último mes de 2006. Dentro de estos robos destacan los tirones por su reducción espectacular. Que en números relativos se cifra en un 85,7 por ciento menos y en números absolutos pasaron de ser 7 a sólo uno entre un mes y otro. Más curioso si cabe es este dato al tratarse de un periodo de compras y de aglomeraciones en la calle.

Los robos con fuerza en viviendas bajaron hasta ser un tercio de los registrados en diciembre de 2006. De 9 se quedaron en 3. No se movió, por el contrario, la cifra apuntada en cuanto a los robos en locales que en ambos periodos fueron 10, que bien pudieron ser finalizados o tentativas. Los propietarios de éstos tienen que denunciar para que el seguro pague los daños ocasionados. De los hurtos (de bolsos, carteras o abrigos que alguien deja en un sitio y los cogen de allí) se denunciaron cuatro menos Los robos en vehículos decayeron de 13 a 9. Sin embargo, las sustracciones de vehículos, principalmente ciclomotores. En total los robos contra la propiedad descendieron en un 17,7 por ciento.

Y todo esto, a pesar que el número de habitantes de San Fernando sigue aumentando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios