La dedicatoria de la calle Maldonado a Berraquero enciende la polémica

  • Podemos, IU, el Ateneo Republicano, Derechos Humanos y el colectivo Jaleo exigen que no se elimine la referencia al comunero castellano por ser "ejemplo de movilización popular masiva"

La calle Maldonado, en el barrio de la Pastora. La calle Maldonado, en el barrio de la Pastora.

La calle Maldonado, en el barrio de la Pastora. / d.c.

Comentarios 4

Es la última polémica que rodea a la figura del escultor Alfonso Berraquero, fallecido el pasado mes de diciembre. La propuesta del Ayuntamiento para cambiar el nombre de la calle Maldonado, en el histórico barrio de la Pastora, para dedicársela a este prolífico y popular imaginero isleño ha despertado reticencias entre varios colectivos, que rechazan abiertamente -no el reconocimiento a este artista en sí- sino que se elimine del callejero de San Fernando la alusión al comunero castellano que se enfrentó al poder imperial de Carlos V allá por 1521.

Entre ellos están Podemos y su grupo municipal Sí se puede, Izquierda Unida, el Ateneo Republicano y Memorialista de La Isla, la delegación local de la Asociación Pro Derechos Humanos y la organización juvenil nacionalista Jaleo. Se trata -advierten- de un cambio de nombre en el callejero de la ciudad que se acomete sin tener en cuenta ni razones históricas ni la larga lista de nombres y referencias franquistas que sigue sin eliminarse a pesar de lo que establece la Ley de Memoria Histórica de 2007 y la recientemente aprobada Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía. En ese contexto, no conciben que se pierda la "referencia democrática" que representa la figura histórica de Francisco Maldonado.

Partidos y colectivos aclaran que no están en contra del homenaje a Alfonso Berraquero Una larga lista de colectivos castellanos se ha adherido a estas alegaciones

Hay que aclarar que entre las posturas que unos y otros defienden hay matices. Hay quienes, como Izquierda Unida, comparten que la citada vía de la Pastora pase a llevar el nombre del escultor Alfonso Berraquero dada su vinculación con el barrio y con la cofradía del Ecce Homo, que allí tiene su casa de hermandad. Podemos, por su parte, considera innecesario cambiar el nombre histórico de la calle y aboga porque la dedicatoria a Alfonso Berraquero se traslade a otra calle de la Pastora. Todos, eso sí, coinciden en dos cosas: en que no debe desaparecer la referencia al comunero castellano del nomenclátor y en que Berraquero, de una u otra forma, tiene que tener también su calle en La Isla, tal y como lo reclaman por otro lado otros colectivos y ciudadanos.

Laura Prieto, concejala de Sí se puede (Podemos), resalta en este sentido la importancia de defender la memoria de "quienes pelearon en el pasado por los derechos del pueblo". "Francisco Maldonado fue uno de los dirigentes de la rebelión comunera que fue ejecutado por las tropas reales en 1521. El levantamiento comunero castellano de 1520-21 es, en la historia peninsular de la Edad Moderna, el ejemplo más claro de movilización popular masiva en defensa de los intereses populares y en contra de la autoridad real", apunta la edil.

Hay, incluso, señala Podemos, una vinculación histórica con San Fernando porque fueron Las Cortes de 1810 las que por primera vez empezaron a reivindicar la figura de los comuneros "al entender que constituían un precedente claro de su combate por las libertades". En La Isla, de hecho, hace 143 años que tres calles llevan los nombres de los dirigentes comuneros: Padilla, Bravo y Maldonado.

Prieto, en este sentido, ha enumerado los numerosos apoyos y alegaciones que han llegado desde Castilla para instar al Ayuntamiento a que dé marcha atrás en sus planes para eliminar el nombre de la calle Maldonado. Hoy se presentarán todas en el Registro. Entre estas adhesiones se incluyen Virginia Hernández y Enrique Seone, alcaldesa y alcalde de San Pelayo y Castronuño, en Valladolid; organizaciones como Izquierda Castellana, IU de Castilla y León, Comunistas de Castilla y el Partido Castellano, así como historiadores especialistas en el fenómeno comunero como Pablo Sánchez León, de la Universidad del País Vasco, e Hipólito Rafael Oliva Herrer, de la Universidad de Sevilla. También -señala Laura Prieto- se han sumado a las alegaciones el Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Valladolid, el Foro por la Memoria de Guadalajara, la Federación de Republicanos, las plataformas Cádiz por la República y Campo de Gibraltar por la República, el grupo folk Nuevo Mester de Juglaría y un grupo de titulados andaluces en el grado de Historia junto a numerosos particulares.

Izquierda Unida, por otro lado, sí comparte que la actual calle Maldonado cambie su nombre para llevar el del Escultor Alfonso Berraquero. Porque entiende que el sitio, en este caso, es importante al tratarse de uno de los nombres propios del barrio de la Pastora y encajar con la solicitud que se hace al Ayuntamiento.

El coordinador de la agrupación local, Gonzalo Alías, se ha reunido incluso con la hermandad del Ecce Homo -una de las promotoras del expediente- para explicarle su postura. "Lo que no queremos es que se pierda del callejero el nombre de Maldonado. Sería historia democrática que se pierde", apunta. Y en ese sentido irá encaminada la propuesta que hoy tiene previsto presentar en el Registro Municipal.

Recuerda IU que los otros líderes de las revueltas comuneras -Bravo y Padilla- también tienen sus calles dedicadas en La Isla en otra zona de la ciudad y considera que lo más adecuado sería que geográficamente la nueva calle Maldonado estuviera también cerca. En ese ámbito, por ejemplo, se encuentra la calle Héroes del Baleares, un crucero de la armada franquista que fue hundido por los republicanos en 1938. Podría ser -apuntan- una de las posibles opciones.

El Ateneo Republicano y Memorialista de La Isla ya ha presentado también sus alegaciones al expediente de Cultura para los cambios de calles propuestos, entre los que se incluye el de Maldonado y el de la calle Ricardo Isasi, que pasará a llamarse Profesora Matilde Vez García. El colectivo recuerda que la dedicatoria de las calles a los comuneros Padilla, Bravo y Maldonado viene justificada por unas razones históricas que se remontan a la primera República, que es cuando se acuerda este reconocimiento. Y advierte de que "no tiene sentido tener calles dedicadas a Bravo y Padilla y no a Maldonado". Los tres tienen que estar necesariamente juntos. Lo que se pide desde el Ateneo es un compromiso explícito del gobierno municipal para que el nombre de Maldonado sea repuesto en el callejero en un plazo prudente. Del mismo modo, su coordinador, Antonio Olvera, ha recordado el informe que se hizo en el año 2007, tras la aprobación de la Ley de Memoria Histórica, en el que se enumeraban los símbolos, referencias y nombres de calles franquistas a retirar en aplicación de la normativa, un estudio que no ha perdido su vigencia puesto que apenas ha habido cambios en este sentido durante este tiempo. En este sentido, al hilo de los cambios propuestos, han reprochado al gobierno su "tibieza y poca claridad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios