El alcalde cree que el valor de la reversión puede ser un "referente" para negociar

  • Los servicios municipales analizarán ahora el justiprecio previo fijado por la parte de la superficie de los polvorines que corresponde a la familia Vela de la Flor para ver los beneficios para el municipio

Comentarios 3

Dos millones y medio de euros. Ésa es el justiprecio en el que el jurado de expropiación ha valorado la reversión del suelo de los polvorines de Fadricas. Una cantidad que podría sentar las bases para la posible negociación del Ayuntamiento con el Ministerio de Defensa o ser referente para el justiprecio que la Administración Local tendría que pagar en el caso de que el proceso de delimitación de estos terrenos llegara a sus últimas consecuencias: la expropiación. En cualquier caso, el alcalde, Manuel de Bernardo, considera que esta estimación beneficia los intereses de San Fernando.

La intención del Gobierno municipal no pasa por apurar hasta el final la reserva. El objetivo, insistía ayer el regidor isleño, no es la expropiación, simplemente que el municipio pueda contar con una superficie -militar, pero desafectada desde hace unos años- para su desarrollo y provecho, ante la escasez de espacio para el crecimiento de la ciudad. El proyecto para la zona incluye la contrucción de un hotel y un sector para el ocio. Se rehabilitaría el muelle de Punta Cantera, para crear un club náutico y la mayor zona verde de La Isla. Las viviendas también tendrán espacio, tanto las de renta libre como las de protección oficial. Serán unas 1.500. Otros equipamientos completarán el concepto. No queda constancia de todos estos planes, por el momento, en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), documento en el que la superficie aparece como suelo urbano no sectorizado. Un plan específico lo definirá con posterioridad.

Pero para alcanzar esta meta es necesario tener disponibilidad sobre los terrenos de los antiguos polvorines, algo que todavía no ha conseguido el Ayuntamiento, a pesar de los constantes intentos por alcanzar un acuerdo con Defensa. "Fueron cuatro o cinco reuniones en Madrid en las que Defensa no ponía nada sobre la mesa", recuerda De Bernardo. Lo que suponen negativas por parte del Ministerio, sin un documento con el que comparar la propuesta municipal y, por tanto, negociar para llegar a un acuerdo. Aún así el alcalde de San Fernando insiste en retomar los contactos. "Estamos abiertos a la negociación", repitió ayer cuando valoraba la conclusión económica de la junta de expropiación, de 2,5 millones.

La sentencia ratificada por el Tribuna Supremo a favor de la familia Vela de la Flor, que reconocía el derecho de reversión de parte de estos terrenos a sus antiguos propietarios, supuso un ante y un después en todo el proceso. Lo cree Manuel de Bernardo que entiende que fue un duro varapalo para Defensa. Además, aunque sin entrar en el pleito entre ambas partes, se refirió al justiprecio estimado en principio -y que se decidirá en un recurso contencioso administrativo al no estar de acuerdo, unos por considerarlo excesivo y otros, por escaso-, como un "referente" para el proceso de negociación. Sobre la valoración económica, un 90% menos de lo que pedía Defensa- trabajará ahora el personal municipal, que analizará cómo puede beneficiar esto al municipio en el proceso que tiene abierto.

El compromiso político por acercar posturas no es sólo con la Administración central, también lo es con los reversionistas y con los pequeños propietarios -de algunas parcelas de los terrenos afectados por la reserva-. Con los dos últimos no hay duda por parte del Gobierno local de que el acuerdo será inmediato, con el primero sin embargo todavía se espera un acercamiento. "Mejor mañana que pasado", apuntaba De Bernardo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios