Trabajadores "incontrolados" retrasan los servicios mínimos

  • Los ánimos, cada vez más encendidos, provocan que algunos operarios obstaculicen el trabajo en la tercera jornada de huelga

Comentarios 30

Tercer día de huelga en el servicio de recogida de basura y limpieza viaria y los ánimos de los trabajadores de Urbaser cada vez están más caldeados. La tranquilidad sigue imperando en las concentraciones pacíficas que todos los días a las diez de la noche celebra la plantilla frente a las puertas de la cochera en Tres Caminos. Departen sobre el desarrollo de la jornada, comprueban que lo que está funcionando son los servicios mínimos y, cuando el reloj da las once, se marchan a su casa. Pero, a estas alturas, el propio comité de empresa reconoce que existen grupos "incontrolados" que se dedican a obstaculizar el trabajo en la calle.

Se trata de algunos empleados que, hartos de que el paro se esté prolongando tanto y todavía no se haya producido ningún acercamiento, se están dedicando a modificar la colocación de algunos contenedores, con lo que el operario del camión que forma parte de los servicios mínimos tiene que apearse del vehículo y volver a ponerlo en su sitio para que el sistema mecánico pueda elevarlo y volcar la basura dentro. Lo que conlleva este hecho es un retraso en la ejecución del servicio, que tiene unas horas establecidas de antemano.

Con ello, los empleados más exaltados pretenden combatir que, como el comité ha argumentado anteriormente, se esté utilizando el servicio correspondiente a plazas y mercadillos (el que funciona desde el mediodía hasta la tarde) para paliar la falta de recogida nocturna. Aparte de la nula comunicación existente entre plantilla y empresa que, como apostillan los propios trabajadores, "se está riendo en nuestra cara" mientras ellos continúan perdiendo dinero de su sueldo cada día de huelga que pasa.

La noche del sábado de nuevo acudieron varias patrullas de la Policía Local para escoltar a los camiones de basura en su recorrido por la ciudad realizando los servicios mínimos. Porque, para el comité de empresa, es el Ayuntamiento el que está detrás de esa cerrazón de Urbaser a sentarse a negociar: "El Ayuntamiento está en medio; les han puesto unas limitaciones que hacen inviable que nos pongamos de acuerdo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios