Trabajadores de Cupimar van a la huelga para luchar por su convenio regional

  • El comité insisten en negociar el acuerdo regional, pero la empresa quiere el convenio nacional

Comentarios 1

Los trabajadores de la empresa de acuicultura Cupimar protagonizaron ayer una jornada de huelga, con la que reivindicaron la necesidad de negociar con la dirección un nuevo convenio después de que el anterior dejara de estar en vigor a finales del pasado año.

Las protestas se deben a la intención de la empresa de adscribir a su plantilla al convenio nacional, lo que haría que los empleados vieran perjudicadas sus condiciones laborales. Uno de los representantes de los afectados, Jesús Ruiz, explicó ayer que hasta ahora han estado acogidos al acuerdo regional, y que un cambio supondría la pérdida de algunas ventajas y, entre otras cuestiones, de poder adquisitivo. "En total son unos 102 trabajadores, tanto de producción como de oficina, los afectados por esta actitud", señaló poco después de haber estado concentrado junto a otros compañeros en la puerta principal de las instalaciones de San Juan Bautista. Bajaría, por ejemplo, la retribución por nocturnidad y se perderían algunos pluses en la época de vacaciones.

Los trabajadores han intentado desde principios de año sentarse a negociar con la empresa, pero ésta insiste en acogerse al convenio nacional, en detrimento del regional. Ocurre lo mismo en Almería o Huelva. Por este motivo, la plantilla acordó en asamblea en abril desarrollar medidas de presión. Decidieron entonces llevar a cabo tres jornadas de huelga no consecutivas. Comenzaron ayer lunes y seguirán el próximo si no hay ningún cambio de postura por parte de la empresa.

El malestar ha surgido además por los servicios mínimos estipulados para estos días: "Ayer había ocho personas trabajando. Éso es más que un servicio mínimo, que es lo que funciona un fin de semana normal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios