Primero los libros, luego la visita al Museo

  • El proyecto de 'Bibliotecas Accesibles para Todos' lleva a varios centros asistenciales al Museo Sus responsables ya planean visitar el Teatro y una actividad de cuentacuentos

Comentarios 1

En el taller de lectura los mayores se acercaron a la Antigua Roma a través de la música y de los libros. En el Museo lo hicieron con uno de ellos vestido de romano mientras explicaba a sus compañeros cómo era la vida en el Imperio Romano, la vestimenta o la relación del empedrador con la gente, incluso comparando ese entonces con la actualidad. Primero trabajaron la materia con los libros, para luego con una mayor idea observar los vestigios de la época que se exponen en las instalaciones museísticas de Real. Con esta actividad, por un lado, los participantes salen del centro donde los atienden, como ellos quieren. Por otro, se tiende un puente entre el proyecto para llevar la biblioteca a los colectivos con riesgo de exclusión social y el Peque Museo (para escolares), que desarrollan personas contratadas con el Plan de Emple@ Joven y Plan Emplea+30.

"Hemos querido que se desarrollara la visita de manera interactiva, que fuera divertida, por eso uno de ellos hace de guía turístico, junto a uno de los compañeros del Peque Museo", explica Carlos Verón, trabajador social que junto a Nidia Salas se encargan de este fomento de la lectura para los grupos en riesgo de exclusión social. Han empezado por los mayores, por eso las primeras citas en el museo han sido con Parkinson Bahía de Cádiz y el centro de día Teysa (situado cerca de la Iglesia Mayor).

Además de la Roma Imperial, los mayores también han podido manejar libros sobre las salinas o la pesca. "Tratamos temas sobre los que previamente han mostrado interés, así que llevamos al centro una selección de los libros que hay en las bibliotecas de la ciudad", detalla Verón sobre este proyecto social que surge del área de Cultura. De las salinas conocen todo el proceso. De la pesca han trabajado sobre los utensilios para realizar esta actividad. El Museo les ha permitido ver los restos arqueológicos que existen sobre estos temas.

David Cárdenas, que junto a Margarita Tocino y Belén Luque son responsables de estos particulares recorridos tanto para niños como para mayores por el museo, acompaña disfrazado de romano al guía. "Han podido tocar los elementos originales, como las piedras de filo para que entendieran cómo se cortaba en la prehistoria", comenta. Tras trabajar con grupos de edades muy diferente destaca que en ambos casos percibe la inocencia, la ilusión y la curiosidad, con el matiz de la experiencia de los mayores. "Han preguntado, han hecho bromas. Es bueno que ellos hablen, que cuenten cosas, que aporten a la visita", añade.

El proyecto que dirige Carlos Verón y Nidia Salas planea más acciones, como abrir el Teatro de Las Cortes a los grupos con los que trabajan. "En las actividades de lectura trabajamos las obras de teatro y la poesía, así que es bueno llevarlos al Teatro, porque incluso muchos no han estado", señala Carlos. En la Casa de la Cultura pretenden desarrollar un cuentacuentos. "La idea es que un abuelo suba y esté rodeado de niños, que reproduzcan los patrones de antes, cuando contaban sus historias a los nietos. Después serían los pequeños los que tendría que contar sus historias o cuentos", expone.

El trabajo es arduo, constante y, de hecho, ha creado expectación. Ya han estado en la residencia de Cruz Roja, e irán al Virgen del Carmen, y a distintas asociaciones de vecinos. "Tocaremos todos los colectivos, con talleres todas las semanas", deja claro Verón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios