Primera jornada oficial de rebajas en el comercio con resultado dispar

  • Mientras que en Bahía Sur no cabía ni un alfiler, el centro aguarda al fin de semana

50

Había que ser muy afortunado para encontrar estacionamiento en alguno de los aparcamientos del centro comercial Bahía Sur. Tras un sólo día de tregua, las instalaciones volvieron a presentar ayer un aspecto imponente desde primera hora de la mañana. Las rebajas comenzaban y los comercios anunciaban sus descuentos de hasta el 50 por ciento en sus escaparates, tras los cuales, a modo de reclamo, exhibían su mejor mercancia al mejor precio.

Pasaban las seis de la tarde en Stradivarius, por ejemplo, y más de 40 personas hacían cola de un extremo al otro de la tienda para pagar la prenda o prendas elegidas. Paciencia no les faltaba. Todo sea por ahorrarse un pellizco, comentaba una de ellas. Porque la crisis, aunque no lo pareciera a simple vista, ha influido a la hora de muchos compradores que han preferido esperar estos descuentos. Merece la pena unos días de sacrificio porque ahora en el bolsillo se notará. Quienes apenas percibían ayer la diferencia eran las dependientas de esta tienda, para quienes desde mediados de diciembre el trabajo diario es muy intenso. Pero es que ayer era especial, en uno de los laterales, incluso se reponían ya nuevas prendas, "porque se han acabado, literalmente", explicaba la encargada, quien atendía a este periódico a toda prisa.

Justo enfrente, en una tienda de moda masculina, Springfield, la situación era semejante, estantes vacíos, largas colas y precios de ensueño. Igual ocurría en el resto de los estrablecimientos cercanos, principalmente los de ropa. Porque ayer también era día de devoluciones y eso incrementaba las colas aún un poco más. Y si los establecimientos comerciales estaban llenos, también lo estaba la zona de restaurantes. Todo lleno, como ya anunciaban los aparcamientos.

Por su parte la jornada en el casco histórico se presentaba más tranquila. Principalmente porque, de nuevo, el mal tiempo volvió a aguar las expectativas del primer día. A pesar de ello, explicaba la presidenta de la asociación de comerciantes del centro (Acosafe), Cristina Arjona, los primeros días el casco histórico no suele llenarse.

Habrá que esperar al fin de semana para que sea a partir de entonces cuando los isleños puedan acudir a las céntricas calles Rosario, San Rafael y también la calle Real. Ayer el tránsito por todas ellas era más tranquilo que en el centro comercial Bahía Sur, aunque se notaba un cierto bullicio que se ha echado de menos durante las fiestas. Algunos de los establecimientos sí estaban más llenos de lo habitual pero se espera que sea en los próximos días o semanas cuando finalmente se note esta campaña de rebajas con la que, reconocía Arjona, se pretende paliar el mal momento que atraviesa actualmente el tejido comercial en esta zona. Las razones, no sólo la crisis, sino también las obras del tranvía, que han hecho daño especialmente en la calle Real.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios