Primera velada cofrade del año y primer aviso de la Semana Santa

  • El Consejo de Hermandades entrega las pastas del pregón a Santiago Muñoz y da a conocer el cartel de Emilio Poussa, que ilustra una pintura del crucificado del Perdón

La cera se ha encendido y ya alumbra el camino, como diría la retórica pregonera al uso. El acto que anoche celebró el Consejo de Hermandades y Cofradías en la Casa de la Cultura supuso el tránsito cofradiero de las fiestas navideñas a las vísperas de la Semana Santa, a la Cuaresma adelantada que los cofrades viven desde ayer. Fue el punto de partida de una carrera que tiene como meta el esperado Domingo de Ramos y que, en este año de 2010, rematará la procesión Magna excepcional prevista para la jornada del Sábado Santo, un evento único que traerá la conmemoración del Bicentenario de Las Cortes y del que ayer, por supuesto, se habló.

La doble cita -presentación del cartel anunciador de la Semana Santa y entrega de las pastas del pregón al pregonero- era casi obligada para los cofrades, que llenaron el salón de actos de la calle Gravina. Era, desde luego, el primero de los grandes actos cofradieros del 2010, un año que traerá para las hermandades una agenda repleta de citas extraordinarias, además de la Magna claro: la medalla de la ciudad para el Patrón San José, la designación de la imagen de Jesús Nazareno como Regidor Perpetuo de la Ciudad...

Y de anunciarlo -aunque también habrá un cartel para la procesión extraordinaria del Sábado Santo- se encargará una pintura elaborada en esta ocasión por el artista isleño Emilio Poussa Román, un óleo que refleja una imagen también excepcional y única de la Semana Santa de San Fernando: la del Santísimo Cristo del Perdón, el potente crucificado de la barriada de La Casería.

Anoche se mostró por primera vez el cartel en la Casa de la Cultura momentos antes de que el presidente del Consejo, Manuel Muñoz Jordán, hiciera entrega al pregonero de la Semana santa, el reportero de televisión Santiago Muñoz Romero, de las pastas-portafolios para la exaltación que pronunciará en el Real Teatro de las Cortes en la jornada del próximo Domingo de Pasión.

La pintura muestra al crucificado de espaldas, con la Iglesia Mayor al fondo. Los barrios de La Isla y su centro unidos en la tarde del Jueves Santo isleño. Y coronados por el magnífico frontal dorado del paso del Perdón con su cartela central barnizada.

De dar voz a esta imagen se encargó el hermano mayor de la hermandad del Patrón San José, Juan Manuel Rueda Cebada, que aludió a ella como "el primer aviso del sueño que cada año se hace realidad". Hizo el presentador del cartel una breve reflexión crítica sobre el sentido de ser cofrade que le sirvió para subrayar la importancia de las imágenes -del arte- como vehículo de transmisión del pensamiento, de las ideas y de las devociones.

Pero lo más esperado de la noche fueron las primeras palabras que el pregonero de la Semana Santa pronunció en público tras su designación. Visiblemente emocionado y profundamente agradecido, Santiago Muñoz aludió al pregón como una de las cosas más grandes que le han pasado en la vida, un acontecimiento que llegó a comparar incluso con el nacimiento de sus hijos.

De lo que ayer dijo Santiago Muñoz se pudo saber que su pregón estará plagado de recuerdos y vivencias, que tendrá un fuerte componente familiar y cofrade, el mismo que ha rodeado sus forma de vivir la Semana Santa desde niño, con sus padres, con sus hijos, con su mujer, en un grupo joven, en una junta de gobierno, como cargador bajo los palos. "La Semana Santa no es algo que se quede ahí, siempre he pensado que es un camino inmenso para recorrer y para crecer como persona", dijo.

"Estoy disfrutando desde el primer momento, desde la noche de la designación, y espero que el pregón guste a todo el mundo, aunque eso es imposible, pero al menos que no se dude un instante de que el pregón está escrito con todo el corazón, que estoy vaciándome en él", explicó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios