El PGOU afronta su aprobación provisional sin que el PSOE desvele su posicionamiento

  • El consejo de gestión admite el informe de alegaciones presentado por el equipo redactor · La oposición se abstiene y anuncia que no se posicionará hasta que estudie y confirme todas las alegaciones

Comentarios 3

La semana de Carnaval ha sido decisiva para los principales temas urbanísticos, como el PGOU y el PEPRICH, que han experimentado un impulso decisivo. El Plan Especial del Casco Histórico fue aprobado definitivamente en un pleno extraordinario que se celebró el pasado martes y el Plan General ha apurado los últimos pasos que le quedaban para afrontar su aprobación provisional con la reunión de la comisión de seguimiento -el lunes- y, ayer, con la convocatoria de un consejo de gestión extraordinario de la Gerencia Municipal de Urbanismo en el que los votos de PA y PP -socios de gobierno- dieron su visto bueno al informe de las alegaciones. El PSOE, sin embargo, se abstuvo.

La oposición, de momento, no ha desvelado su posicionamiento hacia las novedades introducidas en el documento -una vez consensuado entre andalucistas y populares- para afrontar su inminente aprobación provisional.

El portavoz socialista, Fernando López Gil, aclaró ayer a este periódico que ayer mismo, en el transcurso de la reunión del consejo de gestión, había solicitado a la Gerencia que se le remitiera el informe de alegaciones, que sólo conocía de un modo genérico, para proceder a su estudio exhaustivo.

López Gil reconoció que la mayoría de las alegaciones -incluidas las presentadas por el propio PSOE- habían sido recogidas en el documento, aunque condicionó su apoyo a un estudio pormenorizado del informe de alegaciones y a una verificación de todos los datos.

"Hay cosas que no están muy claras -dijo- actuaciones que sobre la base de las alegaciones presentadas se suprimen pero en su lugar se afirma que se redactará un Plan Especial de Reforma Interior, lo cual no concreta qué es realmente lo que se va a hacer allí y cómo. Vamos a estudiar el informe y a confirmar con los vecinos que realmente las alegaciones han sido incorporadas".

El alcalde, Manuel de Bernardo, valoró también la conformidad al informe de alegaciones que ayer dio el consejo de gestión de la Gerencia y -cargado de optimismo tras haber conseguido esta misma semana la aprobación definitiva del PEPRICH- aludió a la marcha imparable del PGOU: "Es un proceso que ya no tiene marcha atrás", insistió.

Por su parte, la delegada general del área de Urbanismo, la popular Carmen Pedemonte, recordó que la decisión de someter el informe de alegaciones del PGOU elaborado por el equipo redactor del arquitecto Manuel Ángel González Fustegueras fue adoptada el pasado lunes por la comisión de seguimiento del Plan General debido a que a dicha reunión no asistió ningún representante de la oposición socialista. De esta forma -afirmó- se pretende garantizar la total transparencia en la redacción del documento de aprobación provisional. "Aunque no es un trámite ordinario en el procedimiento de la aprobación del PGOU, hemos decidido someterlo a conformidad en el consejo de gestión para que el PSOE tuviera la oportunidad de manifestarse sobre su contenido", afirmó.

El acuerdo de ayer será ahora trasladado al equipo redactor del Plan General para que proceda a redactar el documento de aprobación provisional, en el que se incluirán también las consideraciones de los informes sectoriales de las diferentes administraciones.

Según Pedemonte, se espera que el documento pueda ir a Pleno en el plazo máximo de dos meses. Será, de hecho, el último acuerdo municipal que requerirá este documento urbanístico ya que, una vez que supere de nuevo su fase de exposición pública -que el equipo de gobierno anunció también a comienzos de esta semana- y se recaben los informes sectoriales, se remitirá directamente a la Junta de Andalucía para su aprobación definitiva, lo que se espera hacer antes de que acabe el año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios