La Oficina para Sin Hogar registra 650 consultas durante el año pasado

  • Cáritas Diocesana y Ayuntamiento firman una ayuda por importe de 30.000 euros para sufragar parte del proyecto

El perfil del transeúnte, también conocido como sin techo (homeless) ha cambiado en los últimos años. Así se desprende de un informe elaborado por la Oficina Local de Atención y Acogida de Personas Sin Hogar, coordinada por Cáritas Diocesana de Cádiz y Ceuta, con motivo de la firma del correspondiente convenio de colaboración anual entre esta organización y el Ayuntamiento de la ciudad. Acuerdo que lleva prorrogándose -con las modificaciones correspondientes a la subida del IPC- desde el año 2003 y que supone una inyección económica de 30.000 euros al proyecto.

Los datos recopilados por Cáritas ponen de relieve que cada vez hay más gente joven sin hogar, desempleados, con hijos a su cargo y separados de su pareja. Las deudas económicas, la pérdida del trabajo, los problemas de salud mental o la caída en una depresión son las causas principales de que una persona se encuentre viviendo en la calle. El motivo de que se conviertan en transeúntes es que la mayoría de albergues no permite el alojamiento de un mismo usuario más de tres días.

El balance del trabajo realizado por la Oficina de Personas Sin Hogar -la única que existe con esta función en el ámbito de la Bahía- durante el año pasado arroja la cifra de un total de 650 consultas. A tener en cuenta la comparativa con el número contabilizado en 1995, en que se inauguró este servicio, que es 77, con lo que puede hablarse de que la cifra se ha multiplicado casi por siete en estos trece años en funcionamiento.

El procedimiento que se sigue en dichas dependencias es el de, tras recibir la solicitud por parte del transeúnte, concertar una segunda entrevista con un trabajador social que valorará el tipo de ayuda que necesita (ingreso en una residencia, tratamiento médico, pensión o aportación económica, etcétera).

El grupo de edad mayoritario en lo referente a las ayudas prestadas es el de entre 30 y 60 años mientras que la nacionalidad más frecuente del solicitante suele ser la española (249 frente a los 356 extranjeros), a pesar de la tendencia popular a pensar en que la mayor parte de sin hogar son de fuera de España.

Si necesitan alojamiento, desde esta oficina se les suele remitir al albergue Federico Ozanam. Estas instalaciones se destinan únicamente a hombres; de ahí que en la ciudad no se observe el actual incremento de mujeres que viven en la calle, pese a que en tiempos anteriores eran muy pocas.

La semana próxima, por otra parte, se constituirá la Mesa Provincial de Personas Sin Hogar, de la que formará parte la coordinadora local integrada por Cáritas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios