Nuevo paisaje en el Parque del Mar

  • El Ayuntamiento trabaja ya en la demolición del antiguo club Puente de Hierro, que se trasladará en breve · La limpieza de los esteros y una compuerta para la entrada del agua son otras actuaciones

Comentarios 1

Entre la población militar de San Carlos y el astillero isleño, entre la barriada Bazán y Navantia, entre el Puente de Hierro y el nuevo polígono industrial con ese mismo nombre, se enclavan las nuevas instalaciones del Parque del Mar, prácticamente terminadas, en cuyo interior se trabaja ya en los detalles de equipamiento, tanto del acuario como de las salas de exposiciones que lo rodearán. Pero la actividad con mayúsculas que se desarrollará en próximos días en estas dependencias tendrá como protagonista al entorno, el paisaje natural que rodea al Parque y las dota de sentido. Porque el Parque del Mar no recibiría este nombre si no estuviera donde está, enclavado en uno de los caños que miran a la Bahía, a los pies de un antiguo club náutico que en unos meses se trasladará a las nuevas instalaciones promovidas por el Ayuntamiento.

Es en el proyecto para la demolición de este club de pesca deportiva en lo que se trabaja actualmente, explica el delegado de Promoción, Manuel Prado, aunque antes habrá de esperarse a que los socios trasladen todo su material. Junto a la demolición se promueve también un adecentamiento de la zona y la correcta adecuación a las instalaciones. Una adecuación que también quiere y debe realizarse en los esteros que componen el dibujo marítimo de la Bahía, mediante las tareas de limpieza y dragados pertinentes. En esta línea del mar existe además una tercera intervención de cierta envergadura. Se trata de la construcción de unas compuertas para regular la entrada y salida de agua de estos esteros que caen a los pies del propio Parque.

También en exteriores, pero ya fuera del agua, aunque muy cerca de ellas, se ubica otra de las actuaciones previstas para la mejor dotación del Parque. Se trata de la construcción en uno de los laterales de un aparcamiento para los autobuses. Para poder hacerlo, puntualizaba Prado, han tenido que contar con el beneplácito del Ministerio de Defensa, ya que se sitúa en una zona limítrofe con sus terrenos, en concreto, con la Factoría de Subsistencias.

En cuanto al interior, hay que destacar la importante tarea de adecuación de los acuarios, para la cual es necesario trabajar especialmente en las piscinas -las menos- que acogerán especies tropicales. Además, ya se está trabajando también en la tematización específica de cada una de estas piscinas, así como de los espacios que componen los alrededores de los acuarios, que también necesitan de una dotación específica.

Punto y aparte merecen, por último, las salas de exposiciones centrales situadas en la primera planta del Parque. Aunque todavía es pronto para anunciar la temática concreta, Prado sí adelantó la intención de que sean dos motivos los centrales. Por un lado, la historia y por otro el mar. En este sentido, ya se han establecido contactos con empresas dedicadas al montaje de museos para transmitirle estas voluntades. Y en ellas se está trabajando ya. Porque, con las obras a punto de finalizar, la actuación en estas instalaciones entra en una nueva fase de equipamiento, de montaje, de remates finales, en las que las tareas de construcción van a ir dando paso progresivamente a las de gestión, de organización. En ellas tendrá mucho que ver el consorcio del Parque del Mar que se creó hace ahora un año, y todos sus miembros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios