Monchi: "Quería escribir el pregón solo, y lo he logrado"

  • El flamante pregonero del Carnaval 2008 abrirá hoy las puertas a la fiesta con un discurso muy cañaílla en el que desgranará con cariño recuerdos de su patria chica

Pocos detalles tenía intención de desvelar Ramón Rodríguez Verdejo, Monchi, sobre su pregón, aunque algunos se le escapaban. Cosas de la ilusión. "Tenía en la cabeza dos discursos posibles, uno en clave de humor, y otro en serio, desde el sentimiento de ser isleño. Finalmente me decanté por el segundo, porque no soy humorista", explicaba en una conversación telefónica mantenida con este periódico días atrás.

Algo más de una hora permanecerá este ex cancerbero sobre el escenario montado en el parque Almirante Laulhé, enarbolando un discurso muy cañaílla, y acompañado de rostros conocidos y anónimos del Carnaval y de fuera de él. Aunque no quiso desvelar nombres, las sospechas se centran en autores chirigoteros de renombre. Hoy se desvelará este misterio, a partir de las siete y media, igual que el del disfraz, del que ayer también se daban pistas a través de un comunicado del pregonero en el papel del Capitán Cañaílla: "Se librará una batalla entre las huestes del General Saborío y la tropa comandada por el Capitán Cañaílla. Sin la ayuda del pueblo de San Fernando, la victoria será más difícil", matizaba.

Tintes conquistadores pues en un pregón que Monchi ha tardado en elaborar más de dos meses. Asegura, una vez decidido el estilo, que realizó varios guiones y finalmente se decantó por uno. "Quería idearlo y escribirlo yo solo, y al final lo he conseguido, era mi objetivo, y lo he logrado", comentaba. Nerviosismo y emoción en sus palabras: "Estoy deseando que llegue el momento y espero no defraudar a los isleños, para mí es tiene una importancia muy grande", comentaba.

Porque, aunque del contenido descubrió poco, si adelantó una cosa. "Es un paseo, una descripción de la ciudad, hecha desde los ojos de un isleño que lleva 20 años fuera de su tierra, como yo la veo, desde la distancia, pero también desde el cariño que siempre le he tenido". Tiene muchas ganas, y sabe que el listón está muy alto en pregones anteriores como el de Paz Santana o Los Morancos, el año pasado. Por eso, confiesa, la presión le puede un poco.

Y eso que es un hombre que, por su cargo -secretario técnico del Sevilla F.C.-, está acostumbrado a trabajar bajo una buena ración de ella. "Pero esto es distinto, esto es otra responsabilidad, hay mucha gente que tiene puesta la esperanza en mí, mi familia, mis seres queridos y mis amigos", apuntaba. Suerte hoy a Monchi, y que el buen tiempo respete la apertura oficial de la fiesta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios