Cuaresma

Mirar de otra forma... y contar

  • 'Un encuadre diferente' muestra en el centro de congresos la mirada de Miguel Ángel Fernández Cosme, 'Harry Callahan' a la Semana Santa

Miguel Ángel Fernández Cosme, 'Harry Callahan', fotografiado en su exposición 'Un encuadre diferente'. Miguel Ángel Fernández Cosme, 'Harry Callahan', fotografiado en su exposición 'Un encuadre diferente'.

Miguel Ángel Fernández Cosme, 'Harry Callahan', fotografiado en su exposición 'Un encuadre diferente'. / Román Ríos

Cuando Miguel Ángel Fernández Cosme se transforma en Harry Callahan -que es el seudónimo con el que firma sus fotografías- se olvida del trípode y de todo accesorio posible y se echa a la calle cámara en mano a disfrutar. Porque -lo primero- no concibe que esto no se haga si uno no se lo va a pasar bien, si no va a disfrutar con lo que ve y con lo que hace, si al final todas estas horas que se echan se traducen en una suerte de "penitencia digital" detrás -o delante- de un paso.

Ese espíritu con vocación reportera que asume desde su afición a la fotografía como punto de partida a la hora de acercarse a la Semana Santa es, en parte, el que le lleva también a abordar de entrada un planteamiento diferente. Hay una declaración de intenciones previa que persigue alejarse de esa narrativa fotográfica que impera en La Isla cofradiera per saecula saeculorum, de hacer algo distinto, de contar, de centrarse en las historias, en las sensaciones, en las emociones, en las personas... Él lo llama captar el "costumbrismo cofrade". Es decir, que trata de reflejar en su obra no el paso o la imagen procesional en sí con el encuadre y el fondo perfecto, sino las mil y una historias posibles que brinda la puesta en escena de una cofradía cuando sale a la calle.

De ahí que la exposición Un encuadre diferente que desde el martes se expone en el Centro de Congresos sea también un soplo de aire fresco en una Cuaresma condenada a repetirse en un bucle eterno de presentaciones de carteles. En ella hay una narrativa que no es nueva pero sí distinta y alejada de lo que -en La Isla y su Semana Santa, claro- es norma y viene siendo lo convencional. Él mismo lo cuenta. En las fotografías que se muestran en la exposición, los más avezados podrán advertir un contrapicado a lo spaguetti western de Sergio Leone, contrastes que emulan al cine negro más clásico, juegos de sombras que evocan a Fritz Lang y el expresionismo alemán... Eso -se nos olvidaba- fomar parte también de su "patológica afición" a la gran pantalla y, en general, a toda la cultura audiovisual de Miguel Fernández Cosme-Harry Callahan. "No es que deliberadamente quiera hacer eso, es que todo eso lo tengo en mi cabeza. Hay un poso cinéfilo que condiciona la mirada del fotógrafo", explica.

Pero no se equivoquen. Fernández Cosme, aunque busque ese distanciamiento en su mirada, no es ajeno al fenómeno cofrade. La Semana Santa forman parte indiscutible de su educación sentimental religiosa. Es hermano de las hermandades de Misericordia, del Carmen y de la Macarena. Así que sabe perfectamente aquello que está fotografiando. Y hay, por tanto, mucho de corazón en la fotografía que realiza.

La exposición -formada por 33 obras en blanco y negro, algunas a gran formato- intenta catalizar esta mirada para acercarse a la Semana Santa con un lenguaje diferente. La muestra podrá verse en el Centro de Congresos hasta el próximo Viernes de Dolores. Y en Semana Santa se trasladará al patio de la Venta de Vargas, donde estará hasta principios de abril. Paralelamente se ha puesto en marcha un proyecto de crowdfunding con la idea de publicar un libro de Un encuadre diferente que incluirá textos del periodista Antonio Campos. El proyecto se articula a través de la plataforma digital elefantemulticolor.es.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios