Un Miércoles Santo en toda su plenitud

  • Gran Poder ha abierto la jornada al filo de la tarde desde la barriada Bazán

  • La austeridad Servitas y Vera Cruz ha marcado la segunda mitad de la tarde

  • El recuerdo al cargador Antonio Zaldívar ha estado muy presente 

La hermandad del Gran Poder ha sido la encargada de abrir la jornada que marca el ecuador de la Semana Santa isleña desde la barriada Bazán con una luminosa salida que ha abierto una nueva tarde cofrade. La cofradía ha sido la nota de color en una jornada marcada, precisamente, por el contraste que esta hermandad de barrio ejerce con las otras dos del día: Vera Cruz y Servitas, ambas de riguroso silencio y cuyos cortejos vienen marcados por la austeridad absoluta. 

El recuerdo a Antonio Zaldívar, cargador de 23 años perteneciente a la asociación Jóvenes Cargadores Cofrades (JCC), que falleció inesperadamente durante la noche, ha estado muy presente. La trágica noticia ha irrumpido en una Semana Santa, hasta ahora espléndida. 

A las siete de la tarde, en la capilla de la calle Patrona, en el corazón del barrio del Cristo Viejo, ha emprendido también su salida procesional la hermandad de la Vera Cruz, que se ha dirigido a la Iglesia Mayor para realizar su estación de penitencia. Ha sido un momento especialmente duro para la cuadrilla de la JCC que se encarga de portar este paso. 

Poco antes, desde la Iglesia Mayor, el característico cortejo de los Servitas con la templete de la Virgen Dolores se ha puesto en marcha para estrenar la tarde del Miércoles Santo en la Carrera Oficial.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios