IU critica el rechazo de Pedemonte a crear un plan local de empleo

  • Cree que es incoherente no atender a las peticiones y exigir a las administraciones

Izquierda Unida (IU) ha mostrado su malestar con la delegada municipal de Urbanimso, María del Carmen Pedemonte, también presidenta local del PP, por rechazar las peticiones sindicales de elaborar un plan local de empleo. "Mientras sigue sin atender a las peticiones que desde distintos colectivos y sindicatos le vienen reclamando, en cuanto a un pacto local de empleo, exige a la Junta lo que ella niega a los isleños", critica el coordinador local, Pedro Reyes.

El partido izquierdista advierte de que cualquier gobierno con capacidad e interés por los ciudadanos aprovecharía los recursos económicos que tanto el Gobierno central como la Junta están poniendo a disposición de los municipios para paliar los efectos de la crisis sobre el empleo. Sin embargo, lamentan, no está siendo así y centran sus comentarios en la responsable de Urbanismo. "Su incompetencia e incapacidad para gestionar su propia delegación, ya puestas de manifiesto con el traspaso de sus obligaciones al IMPI con las obras del tranvía, se agrava ahora, con otra nueva dejación de responsabilidades dando la espalda a los 10.327 parados de la ciudad", apuntan.

"Pero tanto Pedemonte como sus socios del PA prefieren descargas sus responsabilidades en otros, antes que sentarse a trabajar y poner su granito de arena", insiste Reyes. IU califica de "habitual" esta postura, que tiende al victimismo reiterado y a desviar la atención hacia otras administraciones.

Sus comentarios vienen refrendados por el hecho de que hasta el momento no han sido capaces de elaborar un presupuesto para 2009. "No han manifestado ni la más mínima intención de austerizar el gasto, mientras siguen invirtiendo en inútiles celebraciones sin redundancia para el futuro", se quejan. Actúan, critican, de espaldas a los ciudadanos y colectivos, que podrían aportar ideas y propuestas para paliar la grave situación económica actual.

"Ni Pedemonte ni el alcalde están legitimados política ni moralmente para exigir nada a otros, su falta de ética política, el desgobierno y el desprecio hacia sus obligaciones no les hace creíbles", finaliza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios