El Heraldo Real recoge las cartas repletas de ilusión de miles de niños

  • El tiempo desapacible no pudo ayer con las ganas de los más pequeños, que salieron a la calle para acompañar al Cartero Real en su itinerario. La Cabalgata de los Reyes saldrá hoy de la plaza de las Vacas

Las pocas horas que restan para la noche mágica se evidencian en los impacientes rostros de los más pequeños, quienes ayer se aglutinaron en torno a la carroza del Heraldo Real para entregarle sus cartas, repletas de deseos e ilusiones. El tiempo no acompañó y hasta poco antes de las siete de la tarde no se confirmó que la cabalgata saldría definitivamente por las calles de la ciudad, pero eso no mermó las ganas de los protagonistas de estos días ni, irremediablemente, las de sus padres y familiares. Frío, viento o lluvia, en la calle sólo hubo ayer un objetivo, asegurarse de que las peticiones correspondientes llegaban a su cartero. Y este cartero, después, a buen seguro, las entregaría a los Reyes Magos de Oriente.

Con algo de retraso y algún que otro inconveniente salió la cabalgata de la calle Santo Domingo, detrás de la antigua Capitanía, para emprender su trayecto por Colón, Rosario, González Hontoria, Constructora Naval, Montes Aguilera, Clara Campoamor y llegar a la plaza de La Ladrillera. Por el camino, ininterrrumpidamente, fueron entregadas las cartas de los niños, algunas de su propia mano, a los pajes que acompañaban a los pies de la carroza, quienes se las pasaban a un simpático Heraldo Real que fue saludando con cortesía a todos los que le aguardaban por el camino. Pero también a todos los que le siguieron en el recorrido, que no fueron pocos, arropados en todo momento por la música de la banda de la academia de música de la hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y la banda de cornetas y tambores de la hermandad del Santísimo Cristo del Perdón.

"¡Sed buenos!", proclamaba el Cartero, "¡Las cartas que estáis entregando son muy bonitas!", anunciaba a los presentes en su trayecto. Incluso se atrevía a bromear con los que no son tan niños. "Un novio no me pidáis, que eso no os lo pueden traer!", afirmaba. Coronada por un simpático buzón, la cabalgata continuó por Poeta Jiménez Ayllón, Arenal, plaza de las Tres Marinas para proseguir por León Herrero y girar por el centro de ocio. Justo en ese punto la lluvia comenzó a caer con fuerza, por lo que finalmente decidieron dejar la carroza para proseguir el resto del itinerario a pie poco después, cuando el agua dio una tregua. Así, el Heraldo entró por la calle Faustino Ruiz hacia la calle Real, donde finalizó su paseo junto a la plaza del Rey. Justo ahí, a los pies del misterio, dedicó unas palabras de despedida a los fieles seguidores que concluyó con un "¡Vivan los Reyes!".

Precisamente ellos, sus Majestades, saldrán con un ojo en el cielo y otro en el suelo en la jornada de hoy ocupando su lugar en la Gran Cabalgata de la Ilusión, en el último paseo antes de comenzar a repartir los regalos por toda la ciudad. Para este año el itinerario previsto arrancará de la plaza Sánchez de la Campa a las seis menos cuarto de la tarde, emplazamiento en el que previamente se habrá celebrado un espectáculo infantil - en torno a las cuatro y media- y la coronación y salutación de los Reyes Magos desde el templete.

De la plaza Sánchez de la Campa el cortejo, compuesto por una veintena de carrozas, partirá en dirección Mariana Pineda, para seguir por Manuel Roldán, Maestro Portela, Profesor Antonio Ramos, Reyes Católicos, Poeta Jiménez Ayllón, General García de la Herrán, Arenal, avenida Almirante León Herrero -el margen del San Fernando Plaza-, Director del Observatorio Tomás de Azcárate, avenida de Las Marismas, Colegio Naval Sacramento, Almirante Faustino Ruiz y calle Real hasta la plaza del Rey. Una vez allí, sus majestades adorarán al misterio del nacimiento del Niño Dios instalado allí.

Ahí terminará su recorrido y una jornada intensa que arrancará a las diez con un desayuno con las autoridades locales y las visitas, a lo largo de toda la mañana, a la residencia de ancianos de la Cruz Roja, el hospital San José, la residencia de Alzheimer y el centro de mayores Vitalia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios