El Heraldo Real recoge las cartas de miles de niños llenos de ilusión

  • El frío no merma las ganas de los isleños que salieron en masa a la cabalgata

Comentarios 3

Las bajas temperaturas no consiguieron mermar ni un ápice la ilusión de los niños por entregarle sus deseos escritos en una carta al Heraldo Real, que ayer recorrió las calles de la ciudad recogiendo pacientemente cada uno de esas misivas, que posteriormente entregó a Sus Majestades los tres Reyes Magos de Oriente. Frío en una tarde donde la música, el bullicio y la alegría se fusionaron en un paseo con abuelos, padres, hijos y amigos, que aprovecharon también esta cita para realizar sus penúltimas compras, porque las últimas se realizarán hoy, víspera de Reyes.

Desde los más mayores hasta los bebés, en brazos, a hombros, carritos o corriendo, pero sobre todo, escondidos entre bufandas, gorros y guantes de cientos de colores, fueron no pocos los niños -aunque en algunos casos sus padres- que se atrevieron a dar su carta a alguno de los pajes del Heraldo Real, situados a los pies de una original carroza, en la que el bosque, los duendes y la magia fueron protagonistas, dando forma a un Heraldo Real distinto al de costumbre, más colorido y festivo de lo habitual en ediciones anteriores. Por delante de esta carroza, otra, en la que Placito -la mascota del centro comercial San Fernando Plaza-, acompañado de música y un nutrido grupo de niños, saludaba y bailaba animando a los asistentes.

Mientras, los asistentes, a pie de calle, esperaban ansiosos la llegada de este Cartero Real, y muchos de ellos portaban incluso bolsas para llenarlas de caramelos, aunque no los hubo. Pero la decepeción en sus rostros se tornaba alegría cuando el Heraldo les saludaba y sonreía. De fondo, además, música, de dos bandas, la de la academia de música de la hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y la de cornetas y tambores Nuestra Señora del Carmen Coronada.

Todo el cortejo salía a la calle pasadas las siete de la tarde -un poco tarde, según opinaban algunos de los padres-, desde el centro comercial San Fernando Plaza, e iniciaba su recorrido por Almirante León Herrero hasta girar por la rotonda de Hornos Púnicos hacia Benjamín López con destino a la calle Real, como en otros años, el punto de encuentro más concurrido de todo el recorrido, en el que se agolpaban familias enteras desde un buen rato antes de que pasara la carroza.

Con la calle Real hasta los topes, el Heraldo Real avanzó por fin hasta llegar a la plaza de la Iglesia, pasadas las nueve de la noche, donde la cabalgata ponía su punto y final con la lectura de un manuscrito en el que éste solicita al alcalde de la ciudad, Manuel de Bernardo -presente en el acto-, la venia para que hagan su entrada los Reyes Magos en la ciudad. A continuación, y como punto y final, un sorteo de regalos, cuyas participaciones se entregaron previamente durante el trayecto, que también congregó a curiosos, aunque sólo algunos tuvieron la suerte de recibir premios como un ordenador portátil, bicicletas o un patinete eléctrico.

Para la jornada de hoy se espera también que los isleños no falten a su cita anual con Melchor, Gaspar y Baltasar, que ya tendrán entonces las cartas de los niños, y recorrerán la ciudad para después ponerse manos a la obra en el reparto de regalos por los hogares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios