El Gobierno demanda un mejor servicio de urgencias para La Isla

  • De Bernardo denuncia la mala situación de la sanidad en la ciudad a las puertas del centro de La Ardila, que critica por su estado de abandono y falta de recursos

La mejora del servicio de urgencias de La Isla, ubicado en La Ardila, continúa siendo una de las demandas principales de los ciudadanos y de los profesionales que trabajan en el mismo. Ayer, el Gobierno local se hizo eco, a través del alcalde, Manuel de Bernardo, y del delegado específico de Salud, Manuel Prado, de estas reclamaciones. Lo hicieron a las puertas de sus instalaciones, escenario en el que recordaron también el panorama sanitario que sufre la ciudad en la actualidad.

El regidor isleño se refirió al centro de salud Hermanos Laulhé, en obras de rehabilitación desde octubre de 2006 -aunque desalojado tres años antes-, cuya intervención prevé la Junta de Andalucía finalizar a finales de este año. "Es necesario acelerar los trabajos", advirtió De Bernardo. Como en el caso del prometido centro de Camposoto, cuyo proyecto se presentó a finales de 2005 junto al anterior pero no está iniciado. Junto a ellos, reclamó un nuevo servicio de urgencias, porque, se lamentó, "el actual no responde a las necesidades de una ciudad con 100.000 habitantes, como San Fernando". Por eso, recordó la demanda de los ciudadanos e, incluso, de los facultativos que desempeñan su labor en este centro de La Ardila.

Para ellos también tuvo palabras Manuel Prado que alabó su trabajo y el del resto del personal a pesar de las infraestructuras en las que lo desarrollan y la escasez de recursos que disponen. "Si funciona medio bien es gracias a los profesionales", apuntó. El concejal andalucista señaló que la ubicación actual era la correcta en los años 90 cuando el Ayuntamiento hizo ver que era necesaria la implantación de estas prestaciones sanitarias en el municipio, "pero no se corresponde con unos servicios sanitarios del siglo XXI.

Prado defendió la necesidad de un nuevo centro para evitar el colapso de otros servicios de urgencias, en este caso el de urgencias hospitalarias del Puerta del Mar de Cádiz. "Las urgencias ambulatorias son un filtro de las urgencias hospitalarias", apuntó, cosa que no se cumple en San Fernando, donde sus ciudadanos prefieren desplazarse hacia otras localidades para ser atendidos en buenas condiciones. No quiso entrar, sin embargo, a valorar cuál sería su mejor ubicación, cuando sería de uso general por los isleños y no para usuarios sólo de sus alrededores. "No nos corresponde a nosotros decir dónde colocarlo. Que lo pongan donde quieran", dijo.

El delegado municipal de Salud insistió igualmente en la ampliación del uso civil del Hospital General de la Defensa -antiguo San Carlos- al 100 por ciento. "Es verdad que se está abriendo, pero la ciudad, con 100.000 habitantes necesita un hospital", manifestó.

Las demandas no se quedaron ahí ya que Manuel Prado afirmó que en unos años La Isla necesitará un centro de salud nuevo, ante su expansión y el crecimiento de su población: "Los mapas sanitarios no pueden cerrarse".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios