Gallineras y Zaporito se acercan para el peatón con el avance del Carrascón

  • Los trabajos para el sendero peatonal entre los esteros continúan en la zona más cercana al antiguo molino de mareas · El ramal de uno de los tramos intermedios ya ha sido adecuado para las máquinas

Comentarios 2

Los trabajos para la adecuación del sendero del Carrascón continúan a buen ritmo, por lo que la unión entre Gallineras y el Zaporito a través de los esteros se encuentra más cerca. Más cerca porque los 4,2 kilómetros que contempla la actuación serán habilitados para que los peatones puedan disfrutar de su entorno más natural, un paseo del que algunos ya hacen uso a pesar de la irregularidad del terreno.

No es extraño, de hecho, observar cómo algunas personas caminan por los pasillos que se abren entre las aguas desde hace tiempo, sin que las condiciones sean las más idóneas para el ejercicio. Sin embargo, eso cambiará en pocos meses cuando la empresa pública Tragsa finalice la intervención encargada por la Demarcación de Costas Andalucía Atlántico, organismo dependiente del Ministerio de Medio Ambiente.

Las máquinas trabajan desde octubre en la zona más cercana al Zaporito. En el tramo intermedio, de más fácil acceso para camiones y maquinaria por los ramales que desembocan en el camino principal, la actuación está muy avanzada. Fue el trazado que sufrió los primeros arreglos. El bulldozer y el rulo se afanaron, y continúan haciéndolo, para afianzar el nuevo sendero, a la anchura determinada, tres metros, compactando la capa de arena de la sub base antes de echar la zahorra. El proyecto incluye la colocación de una última capa para igualar el terreno con sillares de piedra, aunque aún no se ha iniciado esta tarea.

El otro tramo intermedio, el más cercano a Gallineras, se está preparando para la llegada de la topadora y el rodillo. Por el momento, se ha adecuado la ramificación por la que se entra en ese punto para permitir el paso de los camiones que cargan la arena y los aparatos de construcción. Y es que, por ahora, es imposible la conexión entre esos tramos intermedios, puesto que los caños transversales rompen la continuidad del terreno. Esa separación se salvará para los peatones con la colocación un puente. Se instalará otro entre esta parte y el muelle de Gallineras.

Cuando estos tramos de la senda estén listos, las máquinas se trasladarán a uno de los dos extremos del Carrascón. Por comodidad, el lugar indicado sería Gallineras que tiene más espacio para el movimiento de la excavadora, la apisonadoras y los vehículos que transportan la arena, mientras en el Zaporito es necesario reconstruir el camino que en algunos puntos ni existe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios