Expropiados del tranvía buscan apoyos sociales para movilizarse

  • El colectivos y la asocación vecinal Casco Histórico, con la que se reunieron, insisten en que el proyecto no se realice

Los afectados por las expropiaciones del tranvía de Montañeses de La Isla pretenden unir esfuerzos con otros colectivos contrarios al proyecto. Su idea, que comparten con otros grupos, es comenzar un calendario de movilizaciones convencidos de que la paralización de esta actuación todavía es posible, a pesar de estar adjudicada y de que los primeros planes de obras ya se conocen -como el hecho de que los trabajos comenzarán entre La Ardila y la plaza del Rey hasta encontrarse-.

El encuentro de los expropiados con la asociación de vecinos Casco Histórico, que continúa con su postura enfrentada con el proyecto del tranvía, sirvió para reafirmar ambos posicionamientos comunes en esta línea. El presidente de la entidad vecinal, Javier Cano, recordó que siempre han defendido otro recorrido del tranvía que no fuera por la calle Real. "Por la Ronda del Estero, como planteó al principio la Junta de Andalucía", apuntó. E insistió en su lucha por que se realice una consulta entre los ciudadanos, para conocer cuál es su apuesta y su opción.

El representante de Casco Histórico también se refirió a lo que comerciantes y hosteleros de la calle Real, incluso el colectivo de taxistas, han demandado en varias ocasiones, y que recalcaron tras el último encuentro con la Patronal de los Hosteleros -Horeca-. Que las administraciones, principalmente el Ayuntamiento, deben demostrar la viabilidad económica de esta actuación, que pasa no sólo por la puesta en marcha del tranvía sino por la semipeatonalización de la calle Real.

El malestar de los expropiados no está por tanto sólo en el justiprecio que se les ofrece y en las alternativas dadas por el Gobierno local y la Empresa de Suelo Isleña (Esisa). Aunque sí que se puso de manifiesto en la reunión. Algunos de los afectados criticaron, por ejemplo, de los locales ofrecidos para ubicar sus negocios, con un precio, según explicaron, bastante superior al que se ofrece en la calle. Uno de los empresarios se quejó de que el Ayuntamiento le había concedido una licencia para abrir un negocio en la zona en cuestión hace pocos meses, sin que le hubieran informado de la situación de esos inmuebles.

"Si se comprueba que no es viable y no se hace, estas personas que viven y tienen sus negocios allí no podrán recuperar lo perdido porque el proyecto se empieza por enmedio. No es lógico", comentó ayer Javier Cano. Por eso, insistirán en la paralización de la intervención. Buscarán para ello el apoyo de otros colectivos también contrarios al tranvía por Real: entidades sociales, taxistas, comerciantes, cofradías, para preparar un calendario de movilizaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios