Detienen a un joven de 23 años por destrozos en la entrada de un local

  • En el registro en la Comisaría de Policía se le incauta además de hachís y cocaína

Tres de la madrugada del sábado. Agentes del Cuerpo de la Policía Nacional atienden una llamada que les alerta de un altercado en un local de la calle San Nicolás. Cuando se acercan al lugar especificado, observan a varios jóvenes provocando destrozos en el acceso del bar Bocana. La razón, argumentan, es que les impiden entrar en él, por lo que deciden golpear la puerta de entrada, provocando que se rompan varios cristales de la misma.

Como consecuencia de esta actuación los agentes le reclaman identificación y uno de ellos se niega a dársela, por lo que es trasladado a dependencias policiales a efectos de tomarle los datos correspondientes. Una vez en estas instalaciones, se procedió a esta identificación, resultando ser J.M.J.M., varón de 23 años. A continuación, tras registrársele sus pertenencias, le fueron descubiertas pequeñas cantidades de hachís y cocaína. El individuo resultó detenido en la Comisaría de la calle Doctor Cellier.

Ya en la madrugada del domingo, efectivos policiales deben intervenir en otra zona de la localidad. En esta ocasión es en la barriada Bazán, y en concreto, en la verbena que se celebró durante el fin de semana. Tras recibir un aviso, agentes de la Policía Nacional se acercaron a la zona, en la que se percatan de la presencia de una mujer que está molestando al resto de los vecinos. La señora, que en un principio no se quiso identificar , fue trasladada, como en el caso anterior, hasta dependencias policiales, donde ya le fueron tomados los datos. De 43 años, sus iniciales son R.G.G.. Quedó denunciada por alteración del orden público.

La última de las actuaciones reseñables durante el fin de semana se produjo pocas horas después, también mediante llamada telefónica. Los agentes se trasladaron hasta el club Bahía, donde, tal como explicaron, dos sujetos habían lanzado al interior del local una botella con material explosivo, aunque ésta finalmente no detonó. Los dos sujetos fueron identificados y sobre ellos pesa una denuncia. El primero de ellos, brasileño, J.P.D., de 30 años de edad y el segundo, marroquí, S.E.D., de 20. Según el relato de los testigos, ambos decidieron arrojar esta botella porque se les había impedido previamente la entrada en el mencionado local.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios