Detallistas se quejan de los efectos de la 'movida' junto al Mercado Central

Detallistas del Mercado Central han denunciado el aspecto que presenta cada mañana -y especialmente durante los fines de semana- la calle José López Rodríguez, donde por la noche grupos de jóvenes practican el 'botellón' a la puerta de algunos bares que se encuentran ubicados en el entorno de la plaza de abastos.

Basura, botellas, bolsas y orines se reparten por toda la calle e, incluso, en uno de los accesos al Mercado Central más frecuentado por la clientela. Aunque, según los detallistas, los servicios municipales de limpieza se hacen cargo de la situación, el aspecto que presenta la primera plaza de abastos de la ciudad resulta realmente lamentable durante las primeras horas de la mañana.

Además, insisten los minoristas, la práctica del 'botellón' en esta zona -en pleno centro de la ciudad- afecta de lleno a la jornada que registra un mayor volumen de ventas y una mayor afluencia de compradores en el Mercado Central: el sábado.

Esta situación -que afirman se viene dando durante todo el verano- fue denunciada también hace tan sólo unos días por los vecinos de otra calle colindante, Calderón de la Barca, donde los jóvenes se concentran durante la noche a la puerta de algunos bares de la zona que están llenos o en los que -simplemente- hace mucho calor para quedarse en su interior.

La paradoja es que, mientras, el denominado popularmente como botellódromo habilitado en los terrenos de La Magdalena pasa las noches prácticamente vacío -resulta más que evidente que la fórmula planteada desde el Ayuntamiento no funciona- las denuncias por el consumo de alcohol y el ruido en estas calles del centro crecen. La nueva Ley del Botellón, sin embargo, prohibe expresamente el consumo de bebidas alcohólicas a las puertas de los bares. Por eso, vecinos y detallistas del Mercado Central reclaman al Ayuntamiento y a la Policía Local más rigor en la aplicación de esta normativa.

Y en el otro extremo se encuentran los jóvenes que buscan algo de diversión en una ciudad con muy poca vida nocturna y con menos bares y que se aferran a uno de los pocos núcleos de 'movida' que existen en La Isla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios