Dani Guerra da el salto y ficha por el Burela para jugar en División de Honor

  • El jugador del San Fernando Plaza fue una de las figuras del nacional de fútbol sala

Comentarios 2

El San Fernando Plaza de Fútbol Sala está de enhorabuena y una de sus estrellas del equipo juvenil, Dani Guerra ha dado el paso más importante en la corta historia del club isleño para firmar por el equipo gallego del Burela, equipo de Lugo.

Sin duda alguna, la quinta edición del Campeonato Juvenil de Fútbol Sala que acogió en las pasadas semanas la ciudad de San Fernando ha sido un escaparate de lujo para los jugadores isleños que fueron, sin duda alguna, la revelación del torneo, perdiendo en semifinales ante el vigente campeón al que tuvo contra las cuerdas.

Una de las figuras del choque fue Guerra, que consiguió anotar tres goles en el encuentro, y se convirtió, mientras las fuerzas le aguantaron, en una auténtica pesadilla para la zaga del equipo de Las Rozas Boadilla.

Los ojeadores del Burela dieron el visto bueno al fichaje del joven jugador isleño, que en la tarde el pasado sábado estampaba su firma en el contrato profesional que le unirá al equipo de Lugo.

En dicho contrato, que tiene una duración de tres años, además de una cuantía económica importante, el jugador ha acordado la vivienda para establecerse en la localidad gallega y el alta en la Seguridad Social.

El club isleño, a su vez, se ha visto muy beneficiado en las negociaciones ya que existe una cláusula en el contrato que indica que en caso de que el jugador debutase en la División de Honor se percibiría una cantidad económica, mientras que el mismo contrato obliga al club Burela a jugar con la primera plantilla, esa que, actualmente disputa el play-offs final para ascender a la máxima categoría del fútbol sala nacional.

Igualmente en el caso de que el jugador fuese traspasado a otro equipo, la mitad del montante del traspaso sería para las arcas del club de San Fernando.

Cabe indicar que el Burela es, actualmente, el club de fútbol sala más importante de Lugo, con una estructura prácticamente profesional ya que tiene cuatro trabajadores fijos en plantilla y posee instalaciones propias, contando con más de 800 socios y una asistencia media de 1.000 espectadores en la Liga regular, cantidad que se triplica en la fase de ascenso que comenzará disputar.

Su objetivo más claro no es otro que el de estar el año que viene en la División de Honor del Fútbol Sala nacional.

Este traspaso ha llenado de orgullo a la directiva del Isleño Fútbol Sala que, en su corta andadura por este deporte, ha cosechado ya rotundos éxitos deportivos, certificando éstos la disputa hace dos semanas del Campeonato Nacional Juvenil en las instalaciones del Centro Deportivo de Bahía Sur, lo que ha servido de escaparate para el joven jugador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios