Un Corpus sin Patrón... y sin Patrona

  • La procesión eucarística se vio mermada sin la presencia de la Virgen del Carmen, que suspendió su traslado a la Iglesia Mayor Parroquial tras una intensa lluvia que arreció a primera hora de la mañana

Comentarios 10

La jornada de la festividad del Corpus Christi comenzó de la peor manera esperada por los cofrades de la ciudad. A las siete y media de la mañana, hora a la que estaba prevista la salida de la Virgen del Carmen desde su templo hacia la Iglesia Mayor Parroquial, una fuerte e intensa lluvia comenzó a caer sobre la ciudad.

Dentro del templo carmelitano, el hermano mayor de la hermandad anunció a los fieles que abarrotaban el templo que la junta de gobierno esperaría unos instantes antes de volver reunirse, lo que aconteció media hora más tarde. Durante este receso de tiempo, los fieles y devotos congregados, rezaron los misterios del Rosario que se tenía previsto para el trayecto del traslado de la Santísima Virgen. A su finalización, el máximo mandatario de la corporación carmelitana informó -algo emocionado- la decisión de la junta de gobierno de no realizar el traslado de la imagen hacia la Iglesia Mayor, decisión precipitada -once horas antes de la salida de la procesión eucarística- que no contentó al gran número de hermanos y devotos que esperaban dentro del templo y que una vez informados se unieron en cánticos a la Patrona.

Una vez confirmada la noticia, se continuó con la celebración eucarística que estaba prevista para las nueve de la mañana, y que se adelantó unos minutos.

A su vez, el traslado de ida de la imagen de San Miguel, previsto para las diez y media de la mañana se pospuso una vez conscientes de la no presencia de la imagen de la Patrona dentro del cortejo eucarístico y con los partes meteorológicos adversos. Este traslado se aplazó a las cinco de la tarde, una vez el Consejo de Hermandades informó a través de un mensaje a móvil de la decisión del Arciprestazgo de afrontar la salida de la procesión eucarística, gracias a la mejoría climatológica de la jornada. El traslado, que contó con una presencia escasa de público en sus primeros metros, estuvo acompañado por un cortejo en el que destacó el nuevo cuerpo de acólitos que la hermandad de Medinaceli estrenó en la pasada Semana Santa. La imagen del Arcángel San Miguel, que fue portada sobre el paso de la Virgen de los Ángeles del barrio de la Bazán, contó con una joven cuadrilla de la asociación de cargadores J.C.C., que realizó sendos traslados. El regreso de la imagen, se realizó una vez finalizada la procesión, y con el acompañamiento de la agrupación musical Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia.

Tras la celebración eucarística de las seis de la tarde en el primer templo de la ciudad -oficiada por el último pregonero de la Semana Santa, Salvador Rivera Sánchez-, el cortejo de la procesión del Corpus Christi comenzó su andadura en un renovado itinerario. En esta ocasión, las distintas representaciones de las hermandades de la ciudad, junto a un numeroso grupo de niños de Primera Comunión recorrieron en primer lugar el tramo de la calle Real que lleva desde la Iglesia Mayor hasta la Alameda Moreno de Guerra, regresando por General Valdés, plaza del Rey -donde estaba instalado el altar con la imagen de San Miguel- Las Cortes, General García de La Herrán -la más decorada del recorrido- y llegando al templo por la plaza de la Iglesia.

El exorno, minoritario este año, contó con la inclusión de una pancarta de seis metros cuadrados que colgaba desde uno de los balcones de la calle Real, donde figuraba una imagen del Patrón San José, que un año más volvió a quedarse fuera del cortejo procesional a causa de la negativa del Arciprestazgo de la ciudad a la petición expresa de la esclavitud josefina. A su vez, la ciudad al igual que el pasado año contó con el exorno de alfombras esparcidas de romero -que faltó el pasado 2006- en las calles por las que discurrió la procesión, uno de los aspectos destacables en la tarde de ayer.

El acompañamiento musical del único de los pasos que formaban el cortejo corrió a cargo de la Banda de Música Municipal de San Fernando. Fue notoria la ausencia dentro del cortejo de algunos párrocos de la ciudad, pertenecientes al Arciprestazgo local, corporación que organiza esta procesión, quedando su financiación a cargo de las hermandades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios