La procesión del Corpus Christi prescindirá de San José otro año más

  • El arciprestazgo niega al Patrón salir junto a Jesús Sacramentado el próximo domingo, aunque sí lo hará un grupo de hermanos

La imagen del Bendito Patriarca San José, al igual que en años anteriores, permanecerá en su altar situado en la nave del Evangelio de la Iglesia Mayor Parroquial en la jornada del próximo domingo, mientras la procesión del Corpus Christi sale a recorrer las calles de la ciudad.

La junta de gobierno de esta hermandad, atendiendo a la petición expresa de sus hermanos y de acuerdo a lo estipulado en sus estatutos, volvió a solicitar formalmente la inclusión de la imagen del Patrón de la ciudad dentro de la procesión eucarística. Esta petición, tal como marcan los estatutos, se hizo llegar tanto al Consejo de Hermandades y Cofradías de la ciudad como al arciprestazgo, autoridad eclesiástica competente en esta cuestión.

Esta petición, que desde la hermandad josefina se lleva cursando desde el año 2006, ha sido nuevamente denegada por parte del clero que actualmente integra el arciprestazgo, argumentando que la actual estructura y cortejo procesional del Corpus Christi son los adecuados.

El Consejo de Hermandades, por su parte, remitió también por escrito a la Esclavitud de San José la aceptación de la solicitud por parte de la permanente del mismo, siempre y cuando se contara con la imprescindible autorización del órgano eclesiástico. En conclusión, la hermandad un año más acata la decisión del clero isleño y participará en la procesión con bandera y varas sin la presencia de la imagen del Patrón.

Después de tres décadas en que su presencia fluctuó según las condiciones políticas y sociales que se dieron en cada época (desde los convulsos años 30 a los 50 aproximadamente), la participación del Patrón San José en la procesión del Corpus Christi fue recuperada de forma permanente a iniciativa del sacerdote Ildefonso Pérez Alcedo, párroco de la Iglesia Mayor, quien reactivó la Asociación Josefina con feligreses y cofrades de la misma. Se da la circunstancia de que hasta el año 1984 este sacerdote ocupó también el cargo de arcipreste de la ciudad.

Coincidiendo con el inicio del arciprestazgo del sacerdote Pedro Nolasco, en 1985, párroco por entonces de la Iglesia de San Servando y San Germán en el barrio de La Ardila, el Patrón se incorpora nuevamente a la procesión participando ininterrumpidamente hasta el año 1989, cuando, por entonces, la Solemnidad aún se celebraba en jueves, lo cual no fue óbice para que el cuadro de El Voto a San José presidiera en más de una ocasión el altar de la casa consistorial.

En el año 1990, ocupando el sacerdote José Francisco Piñero Serván, párroco de la Divina Pastora de las Almas, el cargo de delegado de zona arciprestal (según consta en la prensa de la época), a la postre arcipreste de San Fernando, y con Ildefonso Pérez Alcedo aún al frente del primer templo de la ciudad, el patrón San José dejó de procesionar formando parte del cortejo eucarístico.

En los años inmediatamente posteriores, la sagrada imagen de San José presidió el altar municipal en el atrio del Ayuntamiento para luego hacerlo el referido cuadro de El Voto a San José de Riedmayer hasta su última y reciente restauración que desestimó su exposición para este fin.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios