El Consistorio lleva 5 años sin ampliar los puestos de venta ambulante

  • Desde que se publicó una ordenanza en 1993, sólo se han concedido una decena de licencias nuevas y la mayoría para productos de temporada · El máximo se fija en 265, pero se ha ampliado hasta más de 300

La venta ambulante no atraviesa su mejor momento en San Fernando. Y no por las ventas, que no cabe duda que se encuentran al alza, sino por sus posibilidades de ampliación en el futuro. El número de puestos ambulantes ya ha alcanzado su tope máximo, según la actual ordenanza en vigencia desde el año 1993. Así que el Ayuntamiento lleva al menos cinco años sin conceder ni una sola licencia nueva (algo distinto es que un comerciante no la quiera renovar y se adjudique a otro).

La actual ordenanza municipal que regula el comercio ambulante en el municipio establece en 265 la cifra máxima de puntos de venta. Pero los números no cuadran ya que, según fuentes municipales, en estos últimos catorce años que han transcurrido desde que se redactó dicha ordenanza, únicamente se han concedido alrededor de una decena de licencias más. Sin embargo, las mismas fuentes contabilizan un total de 309 puestos fijos en total (sin contar con los que se instalan de forma ocasional y también tienen que solicitar su correspondiente permiso, aunque de otro tipo).

Todo apunta a la necesidad de elaborar una ordenanza nueva para facilitar la proliferación de la venta ambulante. Aunque la política municipal actual se dirige más bien a la conciliación de los intereses de este colectivo con el del comercio tradicional, contrario a reforzar aún más un sector que constituye su más clara y directa competencia. Por tanto, el propósito del Consistorio es mantener la venta ambulante tal y como está y seguir manteniendo ventajas tales como su buena calidad y valoración por parte de la clientela.

En este sentido, el mercadillo de La Magdalena, que aúna 275 puestos, es considerado como uno de los más importantes de la provincia. Así lo evidencia jueves tras jueves el gran número de público que atrae, incluso de fuera de la localidad.

Muy por detrás le sigue el de San Antonio, con 19 licencias concedidas, y que suele funcionar los miércoles en los alrededores del mercado con este nombre.

Por último, los puestos ambulantes del llamado mercadillo central de los sábados suman 15.

Desde el año 2003, las diez licencias nuevas corresponden principalmente a productos de temporada, como es el caso de frutos secos en otoño, aceitunas u otros productos de consumo. Conseguir una licencia para abrir un puesto de ropa o de calzado es, por consiguiente, misión casi imposible a estas alturas en La Isla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios