El hotel de la Casa Lazaga será la prioridad tras la aprobación del PEPRICH

  • Patrimonio, Urbanismo y Turismo ponen en marcha una mesa de trabajo conjunta para redactar el pliego de condiciones definitivo · La concesionaria abordará la rehabilitación y la gestión del hotel

Comentarios 4

La rehabilitación de la Casa Lazaga y su transformación en un hotel con encanto vinculado al Bicentenario de Las Cortes y situado en pleno centro de la ciudad será para el Ayuntamiento una de las prioridades tras la aprobación definitiva del Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Casco Histórico (PEPRICH) que el Pleno abordará el próximo miércoles.

Las delegaciones de Urbanismo, Patrimonio y Turismo están inmersas desde hace semanas en el expediente y trabajan en la redacción del pliego de condiciones para sacar a concurso conjuntamente la concesión de la rehabilitación de este histórico inmueble de la calle Real como la gestión y posterior explotación del hotel.

No se trata desde luego del primer intento para transformar esta antigua casa palacio en un hotel desde que el Ayuntamiento adquirió la finca a la familia Lazaga en el año 2000 por valor de cien millones de las antiguas pesetas. Pero las distintas tentativas abordadas desde entonces -que buscaban implicar a la Junta y a la Consejería de Turismo en la actuación- han resultado infructuosas. La situación, además, empeoró hace un par de años cuando el Plan Especial de Protección del Casco Histórico quedó bloqueado, lo que hizo que esta actuación -al igual que otras como la biblioteca prevista en el Patio Olea, por ejemplo- fuera prácticamente inviable a pesar incluso del interés mostrado por varios empresarios, que manifestaron su disposición a hacerse cargo de la rehabilitación del inmueble y a asumir después la gestión del futuro hotel.

Entretanto, el deterioro se ha adueñado del palacio, que presenta un lamentable estado de conservación. Aún cuando poco después de su adquisición por parte del Ayuntamiento la casa Lazaga fue utilizada para diversos eventos -exposiciones y exhibiciones, entre ellas la del propio PEPRICH y la del avance del PGOU- el inmueble, a pesar de su importante valor histórico y patrimonial, ha quedado sumido en un completo abandono durante los últimos años a la espera de una intervención que no llegaba nunca.

Pero nada se ha podido hacer hasta que no ha existido consenso político suficiente para sacar adelante el Plan Especial y, consiguientemente, desbloquear esta actuación.

Para el Ayuntamiento, con vistas sobre todo al Bicentenario de Las Cortes que la ciudad conmemorará en el 2010, la rehabilitación de la casa Lazaga y su transformación en un hotel con encanto -enclavado en pleno corazón de la Ruta de Las Cortes- constituye una de sus mayores prioridad.

Las áreas municipales de Patrimonio, Urbanismo y Patrimonio trabajan conjuntamente en el pliego de condiciones para la rehabilitación de este inmueble, cuyo coste asciende a cifras millonarias, y coordinan la puesta en marcha definitiva de esta intervención.

En este pliego de condiciones elaborado por la mesa de trabajo contemplará necesariamente la doble temática que se le quiere dar al hotel: por un lado, la relacionada con la propia historia de la familia Lazaga y, por otro, la vinculada al Bicentenario de 1810. Además, se mantendrá la vieja aspiración del equipo de gobierno para que el hotel incluya también la formación de profesionales del sector de la hostería -es decir, que será un hotel-escuela- para satisfacer así la creciente demanda de mano de obra especializada que existe en el entorno.

Una vez aprobado el Plan Especial del Casco Histórico, el Ayuntamiento confía en sacar a concurso esta actuación con la mayor celeridad posible para que su recuperación se aborde de manera inmediata y para que La Isla, en el año del Bicentenario, pueda contar con un nuevo establecimiento hotelero en plena calle Real. La transformación de Lazaga en un hotel con encanto constituye además una de los proyectos estratégicos defendidos por el Ayuntamiento entre las medidas previstas para reactivar la economía del casco histórico e impulsar su actividad comercial, en declive desde hace años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios