El Carenero sigue igual cien días después de los destrozos de la batería

  • Ninguna administración ha asumido responsabilidades ni se han reparado los daños

  • Cultura ha notificado también los hechos a Fiscalía

Destrozos en la batería del Sitio Histórico, fotografiados en noviembre. Destrozos en la batería del Sitio Histórico, fotografiados en noviembre.

Destrozos en la batería del Sitio Histórico, fotografiados en noviembre. / román ríos

Comentarios 1

Han pasado más de tres meses de los destrozos ocasionados en la batería de San Pablo con la intención de robar la solería original de losas de Tarifa pero nada ha cambiado. Todo sigue absolutamente igual en el Sitio Histórico del Puente Zuazo. En la misma situación de precariedad y abandono. Nadie, hasta ahora, ha asumido responsabilidades y nadie ha tomado medidas para restaurar los elementos del patrimonio que han sufrido daños y, sobre todo, para evitar que este tipo de incidentes vuelva a ocurir en el futuro ante la falta de vigilancia del conjunto defensivo.

El símbolo de la España libre en la Guerra de la Independencia, el emblema isleño de la conmemoración del Bicentenario de Las Cortes en cuya recuperación se llegaron a invertir 3,5 millones de euros, choca con el silencio de las aministraciones a pesar del revuelo y de la indignación política y ciudadana que los destrozos provocaron allá en el mes de noviembre, cuando se conoció que habían arrancado de su ubicación las piezas originales y que las habían apilado en bolsas especiales para el transporte de escombros con la intención de llevárselas.

El robo, afortunadamente, se consiguió impedir ante la denuncia realizada por la Fundación Legado Las Cortes, que frecuenta este histórico enclave para sus actividades. Pero no, los daños. Sin embargo, cien días después del suceso nada se ha conseguido remediar.

La Delegación Territorial de Cultura sigue a la espera de que el Ministerio de Fomento, titular del conjunto patrimonial que se reparte entre los términos municipales de San Fernando y de Puerto Real, conteste a las diligencias informativas que se practicaron a mediados de noviembre tras evaluar los daños ocasionados en la citada batería. Se trata -explicaba entonces- de un trámite administrativo habitual en la administración: instar en primer lugar a la propiedad a que cumpla con el mantenimiento, la conservación y la seguridad de estos bienes. Hasta el momento no ha habido respuesta.

Desde Cultura -matiza la Delegación Territorial- se ha dado parte también de lo ocurrido al Ayuntamiento de Puerto Real, al emplazarse el patrimonio dañado en su término municipal y en su calidad de "poseedor" de estas dependencias históricas. Cabe recordar, en este sentido, que al conocerse los destrozos el pasado mes de noviembre la Subdelegación del Gobierno aseguró que la conservación, explotación y vigilancia del Real Carenero y del entorno en el que se reparten las históricas baterías defensivas correspondían ya al Ayuntamiento de Puerto Real, que en 2014 firmó la recepción de los trabajos de rehabilitación llevados a cabo al hilo de la conmemoración del Bicentenario de Las Cortes y de la Constitución de 1812.

Del mismo modo, desde la administración autonómica también se han notificado a la Fiscalía estos daños perpetrados a un elemento perteneciente a un conjunto altamente protegido (Bien de Interés Cultural desde 1998) para que se practiquen las oportunas investigaciones. No obstante, ninguna de todas estas gestiones se ha materializado en una intervención en el Sitio Histórico o en la adopción de nuevas medidas para revertir su situación de abandono.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios