De Bernardo respeta pero no comparte la protesta

  • El PSOE reta al alcalde a un debate público para comparar la presión fiscal de la ciudad con otras localidades

"Respeto la decisión de los colectivos de manifestarse, están en su derecho, pero no la comparto", así iniciaba el alcalde de la ciudad, Manuel de Bernardo, su valoración de la concentración celebrada el jueves en la Plaza del Rey en relación a la subida de los impuestos municipales, una protesta en la que también encontró tintes partidistas de algunos sectores. "Nunca he dicho de todos, pero muchos dirigentes de estos colectivos son socialistas de toda la vida", matizaba, y salía al paso además de una de las cuestiones que planteaban estos colectivos: "¿Por qué no se ha contado con nosotros?", vociferaban el jueves.

En este sentido, el alcalde explicó que los colectivos no están presentes en la confección de los impuestos, pero sí en la decisión de las actuaciones que se desarrollan con los presupuestos que se derivan en parte de estos impuestos. "Son demandas ciudadanas, como la del alcantarillado", por ejemplo. Además, quiso insistir en las subidas de los precios de la cesta de la compra e incluso de los tipos hipotecarios, "que no han sabido controlar desde el Gobierno central, tan progresista".

Por su parte, el portavoz del PSOE, Fernando López Gil, criticó ayer la publicidad "engañosa" realizada por el alcalde para manipular a los ciudadanos en torno a la subida del IBI y las presiones a funcionarios y colectivos para que no secundaran la movilización. "También han presionado a un medio de comunicación para que no sacara determinada información", señaló. Actuaciones que no tuvieron éxito, a su juicio, ante la asistencia de más de un millar de personas que apoyaron la movilización contra la subida del IBI y de las tasas municipales y que demuestran el divorcio entre el equipo de gobierno y los ciudadanos .

El dirigente socialista hizo un balance positivo porque "estuvieron casi todos los colectivos: vecinos, Acosafe, sindicatos, Geriatría, Upace, Casco Histórico", señaló. Querían, dijo, ser escuchados por el Gobierno municipal en este asunto. En este sentido, retó a De Bernardo a un debate público para hacer una comparación de la presión fiscal de San Fernando con otras localidades. Y puso un ejemplo: "En Chiclana por una vivienda con un valor catastral de 60.000 euros se pagan unos 350 euros, aquí en San Fernando serían más de 600".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios