Actuaciones que no avanzan y planes urbanísticos aprobados entre comillas

  • La Isla sufre la demora de numerosos proyectos, no todos de la Administración local

Comentarios 2

Culpable o inocente, responsable en mayor o menor grado, dependerá de la agrupación política que lo argumente y de las competencias de las actuaciones, evidentemente, no siempre municipales. Pero la realidad de los proyectos y los avances producidos en este primer año de gobierno bipartito arrojan un balance por el que es complicado felicitarse, a pesar de los importantes logros conseguidos en los dos planes urbanísticos que más afectarán a la fisonomía de la ciudad futura a la que aspira San Fernando. Por un lado, un Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que se ha aprobado inicialmente y está ahora a la espera de su respaldo provisional, el penúltimo paso antes de que éste pueda entrar en vigor. El último, ya no dependerá de este Ayuntamiento, porque la aprobación definitiva del documento competerá directa y exclusivamente a la Junta de Andalucía.

En cuanto al Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Casco Histórico (PEPRICH), que tanta polémica suscitó entre los ahora socios de gobierno, consiguió salir adelante y desbloquear numerosas actuaciones, pero eso sí, con el catálogo de edificios protegidos sobre la mesa, un catálogo que en estos días revisa un grupo de profesionales a los que el Colegio de Arquitectos de Cádiz ha destinado esta misión. Fue el propio Gobierno local quien decidió que fuera este colegio, un ente independiente, el que realizara esta labor de una toma de datos de los inmuebles. Su documentación pasará a manos de otro comité de expertos, también independiente, quien valorará la conveniencia o no de modificar los grados de protección.

Pero es en la radiografía al resto de los proyectos donde se descubre el ritmo al que ha avanzado la ciudad en este primer año tras la investidura. De esta manera, ejemplos son el Centro de Congresos y el Parque de la Historia y el Mar, que doce meses atrás entraban ya en su fase final de obra y a día de hoy prosiguen en esa fase, con algunas modificaciones. En el primero se ultiman los detalles de la actuación con la aplicación de los revestimientos y espera estar equipado este verano. En el segundo ocurre algo parecido, con la obra casi finalizada, se trabaja ya en la tematización de las instalaciones. Muy cerca de ellas, el parque empresarial Puente de Hierro, cuya urbanización y obtención de licencia de primera ocupación culminaba tan sólo unas semanas atrás.

Y justo al lado, en las instalaciones militares tampoco la progresión ha sido rápida, aunque esto dependa de Defensa.Pero la ciudad está pendiente para este 2008 de la construcción del segundo módulo de tropa, la residencia de oficiales y suboficiales y la remodelación de la Escuela de Suboficiales. Algo más lejos, en la transformación de Capitanía en un museo naval, problemas en la estructura dieron al traste con los plazos previstos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios