La resistencia a la insulina puede dañar también las arterias

  • Además de los factores de riesgo conocidos, las células vasculares se ven afectadas

Los pacientes con resistencia a la insulina o diabetes tipo 2, además de soportar las consecuencias de no poder mantener bajo control los niveles de azúcar en sangre, pueden sufrir daños en sus arterias relacionados con la resistencia a la insulina, pero por otros motivos, según una investigación del Centro de Diabetes Joslin, en Boston, Estados Unidos, publicado en Cell Metabolism.

Según el investigador Christian Rask-Madsen, del Centro de Diabetes Joslin, "se piensa en la resistencia a la insulina en el hígado, el músculo y la grasa, pero la insulina también trabaja en las células vasculares". Sin embargo, esta nueva investigación, desarrollada en ratones por el equipo de Rask-Madsen, ha demostrado que efecto de la insulina en las arterias envía una señal que ayuda a prevenir la creación de placas grasas que causa el endurecimiento de las arterias. Estudios anteriores han demostrado que, con la resistencia sistémica a la insulina, los vasos sanguíneos se hacen resistentes. Los médicos saben también que la resistencia a la insulina y los niveles altos de insulina a los que lleva son factores de riesgo para la aparición de la enfermedad vascular. Sin embargo, no estaba claro si las arterias sufrían daños porque no podían responder a la insulina o por su excesiva exposición a la misma. Los ratones propensos a desarrollar aterosclerosis evolucionan mucho peor cuando el exterior de sus arterias es incapaz de responder a la insulina. Las arterias resistentes a la insulina de los animales desarrollan placas más grandes que a las normales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios