Los milagros no se venden

  • Los productos adelgazantes presentan serios riesgos para la salud y su eficacia no está demostrada. Los profesionales piden un mayor control

La operación biquini lleva, sobre todo a jóvenes y mujeres, a las farmacias, herbolarios u otros centros para preguntar por los productos milagro que le aseguran una silueta maravillosa y un cuerpo diez en pocas semanas y sin realizar esfuerzo físico alguno. Lo hacen evitando el riesgo que supone adquirir este tipo de productos en internet o a través del teléfono, pensando que si los compran en un establecimiento van a ser más seguros. Aunque también hay muchos consumidores que acuden a la red en busca de estos milagrosos olvidando los riesgos que puede tener para la salud y bolsillo.

A pesar de que la publicidad de adelgazantes se prohibió hace ya más de una década, por resultar engañosa, estos productos se siguen anunciando y vendiendo a miles de personas que confían en sus poderes para perder peso. Ventas que aumentan con la llegada del verano que es cuando los fabricantes de estos productos hacen su agosto.  “Hay que educar al consumidor y advertirle que los productos milagro no existen, que hay fármacos o productos que pueden ayudar a perder peso pero dentro de unas pautas, como seguir una dieta equilibrada, realizar ejercicio y, por supuesto, ser aconsejado por un médico o farmacéutico”, explica Ana Aliaga, vocal del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos y coordinadora del centro de detección de productos milagro que se creó en 2005.

Consumidores, pacientes, médicos y farmacéuticos han elevado su voz para que el Ministerio de Sanidad y Consumo controle los productos dietéticos, tras las últimas alarmas detectadas por el uso de fármacos milagro. Entre estos casos figura la investigación abierta por Sanidad sobre la marca Herbalife y la retirada del mercado del adelgazante Depuralina, al advertir posibles efectos adversos como toxicidad hepática y alergias así como irregularidades en su comercialización.

Los farmacéuticos reconocen que estos productos milagro para adelgazar se venden en sus establecimientos, pero reconocen que además de “ineficaces” son “peligrosos para la salud”. Así el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, Alberto García, dice que “los productos milagro no son fármacos contra la obesidad reconocidos como tales por las autoridades, por lo que aunque a veces prometen perder peso en poco tiempo, muchas veces es un engaño”. Los boticarios aseguran que el control de los mismos por parte de la Administración central y las comunidades autónomas es difícil porque las compañías que los venden suelen cambiar de nombre cuando ya han logrado sus beneficios.

Los productos milagro suelen presentarse en formato de medicamentos con propiedades terapéuticas “increíbles”, sin embargo “no son medicamentos”, aclaran desde la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. “Los medicamentos están avalados por estudios clínicos demostrables y ofrecen componentes farmacológicos activos, mientras que los productos milagro omiten datos relevantes en su cartonaje”, advierten desde la Aemps. “Estos productos siempre están fuera de la legalidad porque contienen ingredientes no autorizados, no declarados o alegan propiedades que no tienen”, declara la representante del Consejo de Colegios de Farmacéuticos.

Otro de los problemas que también hay en torno a este tipo de productos es que “la publicidad engañosa defrauda a aquél que se guíe por ella pero no denuncian. Cuando un producto hace daño y no cumple con lo que anuncia los consumidores deben denunciarlo”, dice la farmacéutica.

Por su parte, los consumidores también han levantado su voz y han pedido a Sanidad que impida la llegada al mercado de “seudofármacos” antes de que causen daños en la población así como que determine nuevas medidas de control sobre estas mercancías. La organización de consumidores Facua ha denunciado la existencia de un entramado internacional dedicado a la venta ilegal de adelgazantes, que contienen hasta cinco tipos de hormonas tiroideas y sexuales. Los milagros nos e venden, ni siquiera en la botica.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios