MÚSICA MÁS COMERCIAL

Tres meses en furgoneta

  • Los conciertos son la mejor fórmula de los grupos para luchar contra la crisis de la industria y la piratería. La descarga de canciones en internet reporta a los músicos ingresos y también seguidores que luego pagan por escucharlos en vivo.

Acaban de actuar en Bilbao y ya se dirigen hacia Madrid para descansar. Tienen tres días de vacaciones, tres días que le saben a gloria y que deben aprovechar para recargar las pilas. Ahora llega lo más duro. Once días seguidos de conciertos, uno de descanso, otros seis de intenso trabajo y así hasta el 14 de octubre. Este verano, el grupo portuense Melocos lleva un ritmo frenético. No visitan las ciudades y apenas ven a sus familias, pero el clamor del público les llena de vida. “Sólo llegamos, tocamos y nos vamos a dormir al hotel, pero merece la pena es lo que nos gusta”, reconoce Jaime Terrón, la voz principal de la agrupación.

Grupos como Melocos y Efecto Mariposa han cambiado el sofá de casa por una furgoneta durante tres meses. “Solemos acostarnos tarde y la furgoneta es una buena opción para dormir en los viajes”, explica entre risas Susana Alva, la vocalista malagueña de Efecto Mariposa. Pero los dolores de cuello y espalda les pasa factura. Que se lo digan al fisioterapeuta... Antes de una gira veraniega no sólo hay que ensayar y afinar los instrumentos, tienen que hacer ejercicio y mantenerse en forma para los saltos de adrenalina en el escenario y las numerosas horas en carretera. Susana, por ejemplo, hace pilates en el invierno. “Es importante fortalecer la espalda”, comenta.

Las giras son muy importantes en las carreras musicales de estos cantantes dada la creciente piratería y la crisis de la industria. “Los conciertos no se pueden piratear”, advierte Susana Alva. El directo también es el punto fuerte de cantantes más consolidados como La Mari de Chambao. La afluencia de público en sus últimos conciertos en Cádiz, Barbate y Huelva confirman que su estilo flamenco-chill funciona, aunque sólo quede ella de la formación inicial. De su web pueden descargarse vídeos y temas.

Cada uno hace frente a los cambios como puede y mientras Efecto Mariposa se ha tenido que adaptar al nuevo panorama, Melocos ha nacido con internet. “Los discos son casi de coleccionistas”, opina Jaime, el vocalista de este grupo. Son jóvenes, acaban de empezar y han sabido aprovechar el tirón que ofrece la red. “Las listas de ventas de discos han pasado a ser listas de descargas” y el grupo portuense ya tienen cuatro discos de platino en esta nueva categoría. “Ahora el primer paso es escuchar la música en internet, las descargas y luego, si te gusta, vas a un concierto, e incluso a dos antes de comprar el disco”, asegura Jaime.

Los conciertos son el gran momento para los artistas. Las luces se apagan, se encienden los focos del escenario, en las pantallas aparecen siluetas y de repente las primeras notas de una guitarra. Empieza el concierto. Los artistas escuchan gritos y aplausos pero no ven nada. El contraluz les impide ver las miles de personas que se concentran para escuchar sus canciones. Pero tras un juego de luces se despeja la incógnita. “Alucinante, es increíble”, confiesa Jaime. El concierto en El Puerto de Santa María fue uno de los mejores regalos que ha recibido Melocos: “Hacía más de dos años que no tocábamos en nuestra tierra, cuando no éramos conocidos, y allí coincidimos con amigos y familiares”. Para el vocalista fue una experiencia inolvidable. “El público se entregó de forma increíble, sentíamos su apoyo”. Melocos saltó a la palestra con su primer singleCada Golpe pero fue a partir de su dúo con Natalia de La Quinta Estación lo que le dio fama y las descargas de internet. “Cuando me vaya fue un gran éxito, pero no queremos que se nos recuerde como aquél que cantó con Natalia”, dice Jaime.

Lejos quedó su época de estudiantes. Su futuro estaba en la Medicina, la Arquitectura, la Deontología y el Derecho, pero la música se cruzó en sus caminos y aparcaron las carreras. Ésta es ahora su forma de vida. Melocos ha superado todas las expectativas. “Ojalá vivamos de la música para siempre pero si no es así, que nos quiten lo bailao”, afirma orgulloso Jaime, que reconoce lo inestable que puede ser este oficio.

El caso de Efecto Mariposa es diferente. Susana, Frasco y Alfredo llevan años viviendo de la música pero han sido singles de distintos discos los que le han dado a conocer. Sus canciones han sido la banda sonora de competiciones, anuncios publicitarios o campañas de promoción. “Hoy en día si no sales en la tele no eres nadie”, opina Susana Alva. Solas, El mundo y No me crees han sido coreadas en todos los rincones de España y sus ecos han llegado a México. “El público siempre las piden en los conciertos pero nos hacemos un poco de rogar y las tocamos al final, después de hacer el amago de marcharnos”, explica la vocalista del grupo que está de gira hasta el 4 de octubre con Vivo en vivo, su cuarto y último disco.

Este grupo también utiliza MySpace desde hace un año. “Esto sí lo llevamos nosotros personalmente porque me gusta leer los comentarios que hace la gente después de los conciertos”.

Efecto Mariposa nació en Málaga, pero como una banda de funky. Frasco era el vocalista y Susana hacía los coros. Al tiempo probaron suerte en Madrid. La malagueña recuerda sus años en la capital. “Las discográficas decían que estaba muy bien la maqueta pero que en España el funk no funcionaba”. Sin embargo, vivieron de su música cinco años. Pero cada vez se cerraban más puertas y a los cuatro años de estar en Madrid Frasco le propuso un cambio. “Quería que yo fuera la voz principal y le pedí que si aceptaba también deberíamos cambiar el estilo, un registro más acorde con mi voz”. Y así nació Efecto Mariposa.

Ahora viven en Mijas Costas, pero este año la Feria de Málaga ni la han visto. “El primer día, durante los fuegos artificiales, pusieron canciones de malagueños y sonó nuestro grupo”, explica la vocalista. El padre de Susana lo grabó en vídeo y se lo envío. “Me emocioné al escuchar como coreaban nuestras canciones, sobre todo porque estábamos en la otra punta del país”.

De concierto en concierto. La piratería no es el único problema al que tienen que hacer frente los músicos , la crisis económica es otro obstáculo, asegura la vocalista de Efecto Mariposa. “Los ayuntamientos no tienen dinero para sus fiestas y contratan menos actuaciones”, confirma el grupo.

 Internet y las nuevas tecnologías han revolucionado el panorama musical, excepto una cosa: siguen viajando en furgoneta.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios