Paseos por la historia

La marca del Santo Grial

  • Varios puntos de la provincia jiennense guardan relación con la tradición griálica. La Magdalena, la catedral y el Castillo de Santa Catalina se cruzan con el caliz

El Santo Grial, realidad o ficción. Siglos de leyendas y fascinantes historias de caballerías han convertido al Santo Cáliz en la reliquia más importante de la cristiandad. Muchos enclaves se disputan el honor de custodiar o esconder la copa de la Última  Cena, incluido Andalucía por curioso que parezca. Aquí, la tradición griálica gira en torno a Jaén y sus alrededores, incluso podemos establecer una ruta por diferentes puntos de la ciudad donde las distintas leyendas localizan algunas pruebas de la relación entre Jaén y el Santo Grial. No hay que olvidar que la provincia debe su nombre al término árabe Xanuen, que significa santuario.

El primer enclave es el barrio de la Magdalena. Cuenta la leyenda que un terrible y gigantesco lagarto, algunos hablan de un dragón, que aterrorizaba a los vecinos fue vencido por un reo condenado a muerte que negoció su perdón a cambio de liberar a la ciudad del animal. Según el escritor Juan Eslava Galán, natural de Arjona, el lagarto-dragón vigilaba la entrada de una cueva del monte de Santa Catalina donde estaba escondida una mesa de oro y piedras preciosas. Se trataba de la Mesa de Salomón, otro de los objetos relacionado con el Santo Grial.

Esta historia no ha pasado desapercibida para los jiennenses y sobre una fuente se levanta el monolito de un lagarto en el barrio de la Magdalena. Además, la iglesia de San Ildefonso, la más grande de la ciudad después de la catedral, custodia la que dicen que fue la piel del lagarto.

En el mismo barrio se hallan varias casas que exhiben el Nudo de Salomón, un triángulo formado por tres círculos, emblema secreto de los seguidores del rey Salomón. Relacionado con él y el Cantar de los Cantares, escrito por Salomón según judíos y cristianos, están las Vírgenes de la Leche que, amamantando a su hijo, le transmiten la esencia divina. A este estilo pertenece la Virgen de la Antigua, también conocida como Nuestra Señora del Soterraño, que se venera en la capilla mayor de la catedral jiennense, segunda parada de esta ruta.

Vinculado al misterio del Santo Grial en Jaén también está el obispo Alonso Suárez de la Fuente del Sauce, del siglo XVI, personaje conocido como el obispo insepulto. Los historiadores se preguntan por qué  De la Fuente del Sauce rechazó la posibilidad de ser obispo de Málaga y prefirió Jaén cuando la situación allí era bastante complicada, y por qué la Iglesia Católica le negó la sepultura. ¿Conocía la tradición griálica? Algunos libros apuntan que sí, el obispo conocía a la perfección las antiguas tradiciones que hablaban de María Magdalena como la esposa de Jesús y las teorías que afirman que, junto con Lázaro y José de Arimatea, viajó hasta la actual Provenza francesa tras la muerte de Jesús con un retrato del Nazareno que encargó el rey Abgaro de Edesa tras tocar la Sábana Santa y curarse de ciertos males que padecía.

Ciertas teorías apuntan que los visigodos que arrasaron el Imperio Romano obtuvieron los tesoros en la Provenza francesa y los llevaron consigo hasta sus nuevas conquistas en la Península Ibérica. Tras siglos de luchas y conquistas, esos tesoros, entre los que se encuentra la Mesa de Salomón, se habrían escondido en Jaén, algo que sabía el obispo Alonso Suárez. Lo cierto es que existe un cuadro en la catedral jiennense con una inscripción en latín que dice: “Éste es el verdadero rostro del Salvador enviado por Abgaro”.

La ruta prosigue fuera de la ciudad, en la sierra de Otíñar, centro de hallazgos arqueológicos. Aquí, en el cerro Veleta, está la cueva de Los Soles donde se aprecian grabados prehistóricos que representan a Venus, diosa de la fertilidad. Es importante saber que, en sus orígenes, el símbolo de la fertilidad y de la vida era un triángulo invertido que más tarde pasa a ser una copa, un cáliz.

Ya sea verdad o fruto de la imaginación del ser humano manifestada el múltiples textos y libros, desde la obra del siglo XII de Robert de Borton Joseph d´Arimathie  hasta el polémico Código Da Vinci de Dan Brown, o en películas como Indiana Jones y la última cruzada, la reliquia del Santo Grial siempre ha estado rodeado de un halo de misterio que pocos datos rigurosos ofrece. No obstante, la búsqueda de este objeto sagrado ha nutrido numerosas leyendas, especialmente en el centro de Europa, relacionadas con los templarios, los Caballeros de la Tabla Redonda, visigodos e incluso, ya más recientes, con los nazis alemanes. Un objeto codiciado por muchos y que, por qué no, pudo pasar por Jaén y trasmitir sus cualidades divinas.

Etiquetas

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios