EN EL FILO DE LA POLÉMICA

Una carerra que comenzó con la soga al cuello

Han pasado casi seis años desde que debutara en Cibeles con un desfile que no dejó indiferente a nadie. Sobre una pasarela oscura desfilaban mujeres con elrostro tapado. Nunca antes se había hecho algo parecido en la moda española. De hecho, para muchos David Delfín sigue siendo aquel “joven transgresor” que subió a modelos con capucha, con una soga de horca al cuello. Entonces, los medios, e incluso algunos dirigentes políticos, le acusaron de frivolizar con los malos tratos y, sobre todo, con la opresión de la mujer en países islámicos. El desfile coincidió con la guerra en Afganistán contra el régimen de los talibanes. David no salió en defensa propia, porque no tenía por qué excusarse. Simplemente explicó que se trataba de arte y que su colección Cour desmiracles se inspiraba en el mundo surrealista de Luis Buñuel y, sobre todo, del sobrecogedor óleo del belga René Magritte, Los amantes. Pero ésta no fue la única vez que en los titulares se unía David Delfín a la palabra polémica. De hecho, si se hace una búsqueda en Google, hay 87.800 referencias en la red que unen ambos conceptos. Nada es gratuito. La última vez que se puso en entredicho que la iconografía que utilizaba en sus desfiles rozaba los límites difusos entre la subversión y las licencias creativas fue en febrero de 2006. Algunos le tacharon de hacer apología del nazismo. Y él que no, que la colección, titulada Pater, se inspiraba en la ley, el orden y la disciplina. Juzguen ustedes. Con una puesta en escena de marcha militar, sobre la pasarela se vieron uniformes de aire germánico, togas de juez y alzacuellos. En sus entrevistas, el malagueño, que es el suele hablar en representación de todo el equipo, insiste en su concepto de libertad expresiva. No en vano, la moda y los desfiles son pura ficción. Sin embargo, muchos le acusan de que tanta provocación resulta un tanto cínico. Delfín insiste en que no buscan la polémica. Más bien, al contrario, dicen que se la encuentra por el camino. Lo que está claro es que con este juego cada uno de sus desfiles son siempre esperados con expectación. Ya lo dijo aquél: que hablen, aunque sea mal.

Etiquetas

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios