UN FUTBOLISTA DE ÉXITO

Daniel era el travieso

  • El jerezano Güiza, famoso por sus correrías extradeportivas, se ganó el respeto con goles: es internacional, ‘Pichichi’ y Bota de Plata. “Yo era un golfo, pero antes”.

Capricho del destino, el primer equipo de Güizase llamaba La Cantina, un equipo de fútbol sala de su barrio. "¿Que cómo era yo de chaval? Muy malo. Siempre estaba en la calle con mis amigos y, en el colegio, yo era de los malitos, de los que daba siempre con el bolígrafo y el papelito dentro. Era de los golfos", reconocía en una entrevista. Daniel González Güiza (Jerez, 17 agosto 1980) es ahora el delantero de moda en el fútbol español, pichichi de una Liga con atacantes del nivel de Agüero, Eto’o y Van Nistelrooy.pichichi de la Liga española y Bota de Plata del fútbol europeo. Hacía seis años que el máximo goleador no era español:el anterior fue el sevillano Diego Tristán con 21 goles. Con 27 goles, Güiza ha hecho historia en el Mallorca: superó a Tronquito Magdaleno, hasta ahora máximo goleador en la entidad balear en la misma temporada (19 tantos) y ha batido el récord de goles a domicilio establecido la pasada Liga por Van Nistelrooy con 17 dianas: el jerezano ha marcado 19 goles fuera..

"Mi primera patada fue, que yo recuerde, a los cinco años. A los siete empecé a jugar campeonatos de fútbol sala en el equipo de mi barrio". A los nueve años, quedó deslumbrado por otro artista jerezano, Kiko: "Fue mi maestro cuando yo era benjamín. Él jugaba en el Cádiz y venía una vez a la semana para entrenarnos. Para los chavales era muy importante que estuviera con nosotros". Tanto es así que, desde entonces, le emula cada vez que marca, repitiendo la pose del arquero que Kiko popularizó en el Atlético.

Es de familia humilde. "¡Sí, de chabolas!", reconoce sin ambages. Güiza fue reclutado por el Liberación, club de cantera de la barriada jerezana del mismo nombre. El Xerez pagó 150.000 pesetas para ficharlo y en edad juvenil ya jugaba en el filial de Preferente, la misma temporada que Buenaventura le dio la alternativa en el primer equipo, en Segunda B. Tenía 18 años y acabaría jugando 17 partidos y marcando un gol al Isla Cristina.

La ascensión parecía imparable: cedido la campaña 99-2000 al Dos Hermanas, tras marcar 9 goles en 18 partidos en Segunda B, dos de ellos al Xerez en Chapín, en enero de 2000 fue vendido al Mallorca por cien millones de pesetas, récord en el Xerez. Güiza explotó en el Mallorca B de la mano del lebrijano Juan Ramón López Caro y debutó en Primera ante el Espanyol en Son Moix un 2 de abril de 2000 con 20 años. En la temporada 2001-2002 disputó cinco partidos en Primera, pero en la 02-03 comenzó el declive: sólo jugó un partido con el Mallorca.

Su prometedora carrera estuvo a punto de irse al traste. La noche, las malas compañías, pasaban factura, y hasta llegó a quedarse dormido en sesiones de vídeo con Aragonés y Krauss. "Por las mañanas nos ponían el vídeo. Estaba todo apagado y además se veía una pantallita y estaba todo oscuro. Te entra la modorra y yo me quedé dormido, y dos veces, no una", reconoció en su día el jerezano.

En el mercado invernal recaló en el Recre, pero su estancia en el Colombino fue nefasta (0 goles en 4 partidos) y acabaría la temporada en el Barcelona B, jugando la liguilla de ascenso a Segunda A y marcando 5 goles en 15 partidos, pero en Can Barça no le quisieron. Entonces apareció Quique Pina, representante y dueño del Ciudad de Murcia, con el que anotó 37 goles en dos temporadas. Y Güiza no olvida: "Ahora que me va tan bien me acuerdo de mucha gente. A los técnicos que más tengo que agradecer son a Lillo, Juan Ramón López Caro y Manzano. Ellos siempre confiaron en mí. Siempre me decían que si me centraba llegaría muy lejos".

Ángel Torres, presidente del Getafe, no pudo contenerse y pagó 800.000 euros por Dani al que describió "como el mejor definidor de la Liga sólo por detrás de Ronaldo". Y como siempre, el jerezano renació de sus cenizas. Despertó de su letargo con 16 goles entre Liga y Copa. Nadie en Getafe olvida la noche que brindó con dos tantos que noquearon al Barcelona en el histórico 4-0 de las semifinales de la Copa del Rey.

Ahora, en el Mallorca y tras ser padre junto a Nuria Bermúdez, Güiza ha encontrado por fin la estabilidad para desarrollar su calidad. Un día lo dijo Schuster: "Desde que está con ella, en los entrenamientos no parece que venga de dormir de debajo de un puente". Y el interesado lo confirma. "Mi fama de juerguista ha pasado. Casi todos los futbolistas hemos salido, como una persona normal. Lo que pasa es que si eres futbolista se comenta más porque eres más conocido. De esas cosas ya me olvidé y me he centrado en lo mío, en trabajar y seguir disfrutando del fútbol que es lo que me gusta. La noche confunde. A mí me confundía". Ahora Güiza deja claro que está contento con lo que hace. Pero no oculta su pasado: "Ya dije que yo era un golfo, eso estaba claro, pero toro pasado es toro pasado. Ahora estoy muy contento con mi mujer y mis hijos. Lo importante es que la gente se vaya olvidando del Güiza de antes, que no tiene nada que ver con el de ahora".

Y el Güiza de ahora es

Ahora, el reto del delantero que suena para el Barça, la Roma y la Premier inglesa es la Eurocopa, "un sueño hecho realidad" para Güiza, que ya ha anunciado que se llevará sus "botas, las espinilleras y el Cristo" para que le den "suerte". Ha colocado en una de sus espinilleras una estampa del Cristo de la Expiración y, en la otra, la Virgen del Valle, además de su nombre, el de Nuria y los de sus hijos.

Güiza, que guardará la camiseta de España "en una caja fuerte" y que "ni loco la cambio ya que será para mis críos", está preparado para darse a conocer en la Eurocopa. Para un futbolista que ha sido amante de las salidas y que tiene el récord de goles lejos de casa, una Copa fuera es una tentación irresistible.

Etiquetas

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios