Los parques eólicos marinos en la provincia La legislación avanza pese a los opositores

Una vuelta más al consenso social

  • Los productores buscarán acercar posturas con colectivos y ayuntamientos, principales obstáculos para las eólicas en La Janda una vez superadas -o aparcadas- las trabas técnicas

Comentarios 1

Oportunidad o condena, la energía eólica marina está hoy más cerca de dar sus primeros pasos en la costa gaditana que los últimos. El estudio ambiental (5 de marzo) de la Evaluación Estratégico Ambiental que servirá para regular el sector mantiene Trafalgar como zona condicionada para la instalación de aerogeneradores. Industria ha blindado el Estrecho pero quiere estudiar uno a uno, a fondo, cada proyecto en Cádiz y sus afecciones reales antes de tomar cualquier decisión.

Superados los escollos técnicos -o aparcados hasta futuros estudios concretos y detallados-, sólo una decisión de carácter político, basada en la oposición local a las turbinas en el mar, puede excluir Cádiz del mapa eólico definitivo que el Gobierno central presentará en los próximos meses.

La oposición a los parques sigue aferrada a la promesa formulada en 2005 por el presidente de la Junta , Manuel Chaves: "No habrá complejos eólicos sin acuerdo social". Los productores, animados por las decisiones técnicas del Ejecutivo central, buscarán acercar posturas con ayuntamientos y colectivos en una vuelta más a un consenso inédito. Hasta ahora.

percepción social

Tendrá influencia

·En las alegaciones a la Evaluación Estratégica del Gobierno, diversos colectivos esgrimieron contra las eólicas marinas "el coste social que conlleva la percepción negativa" de los aerogeneradores. El Gobierno, en el informe del 5 de marzo, es tajante y recuerda que "la percepción social no se ha considerado como un criterio ambiental en la elaboración del estudio, sin perjuicio de que sea evidente que puede condicionar proyectos concretos".

En Cádiz, esta oposición sigue representada por los pescadores, los consistorios de Vejer, Conil y Barbate, por la Diputación y por una plataforma vecinal.

pesca y almadrabas

Se exigirán garantías

·Las agrupaciones de pescadores han insistido desde la presentación de los primeros proyectos eólicos, a principios de la década, en que los aerogeneradores y cables de evacuación de la energía a la costa afectarán a los cuidados caladeros conileños.

El Gobierno, en su primera Evaluación, admitió que los parques pueden producir afecciones a la actividad pesquera, a la migración del atún y a los caladeros. Por eso, declaró zona no apta para la instalación de aerogeneradores la primera franja costera de La Janda, donde se concentran caladeros y se instalan almadrabas.

Administraciones locales y colectivos pesqueros alegaron estas afecciones para pedir que las aguas de Cádiz queden completamente excluidas del mapa eólico. En su respuesta, el Gobierno difiere sus decisiones "a etapas posteriores del proceso de autorización de los planes específicos, con los estudios que se aporten".

patrimonio hundido

Los pecios, sin localizar

·Clavar un aerogenerador en el fondo del mar no es posible si en la zona existen pecios o yacimientos arqueológicos. Esta evidencia convierte el patrimonio sumergido en Trafalgar en el principal obstáculo técnico para la instalación de eólicas. Los promotores sostienen que han estudiado los mapas de recursos existentes, pero no ofrecerán garantías de que bajo sus proyectos no haya yacimientos de interés hasta que estudien cada enclave en particular.

La Junta de Andalucía pidió la exclusión de Cádiz del mapa eólico por su riqueza patrimonial y aportó coberturas sobre la existencia de Bienes de Interés Cultural (BIC) y zonas de servidumbre arqueológica en el litoral. En su respuesta a estas alegaciones, la memoria ambiental recuerda que las áreas de ubicación de BIC serán "claras zonas de exclusión", pero indica que sólo descartará zonas por motivos de protección del patrimonio en la fase de evaluación de impacto ambiental de cada uno de los proyectos.

impacto visual

No es argumento suficiente

·Los promotores defienden que los aerogeneradores, a las distancias que se plantean, se verán minúsculos desde la costa, pese a las advertencias de colectivos vecinales, que alegaron el impacto visual para pedir al Gobierno el veto a los parques en Cádiz.

En su respuesta a estas reclamaciones, la Administración sostiene que ya ha establecido una franja de protección de 8 kilómetros desde la costa, y argumenta que el posible impacto de un parque no se considera motivo como para excluir "a priori" su implantación. El impacto visual, como los posibles perjuicios al turismo, se analizarán plan a plan.

evacuación a tierra

Una cuestión sin respuestas

·Las líneas de evacuación energética son conflictivas por su emisión de radiaciones, pero no han sido abordadas en la Evaluación del Gobierno ni en su memoria ambiental. Diputación criticó en sus alegaciones que este aspecto se haya abordado de forma "confusa y anecdótica". Los promotores aseguran que existe la tecnología adecuada para garantizar el bajo impacto de la línea.

rutas migratorias

El Estrecho sí, Trafalgar no

·La Junta y las administraciones locales pidieron la exclusión de Trafalgar del mapa eólico por ser un enclave próximo a rutas migratorias de aves y cetáceos. El Gobierno ha admitido la reclamación pero sólo para el espacio abarcado por el corredor del Estrecho, entre el Peñón y una línea imaginaria entre los cabos de Trafalgar (Barbate) y Espartel (Marruecos), basándose en "estudios realizados en la zona desde hace más de 30 años". La exclusión no afecta los proyectos jandeños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios