Los veraneantes demandan menos tiempo de alquiler en la costa gaditana

  • La recesión económica eleva el interés de los clientes por reducir la estancia de 15 a 7 días · Las inmobiliarias admiten un parón en el mercado de arrendamientos en vacaciones

Comentarios 11

Los alquileres de apartamentos o chalés durante el verano en la costa gaditana sufren una desaceleración con respecto al pasado año. Aunque las inmobiliarias señalan que aún es pronto para evaluar la demanda, por otro lado reconocen que la recesión económica se hará notar sin duda de manera negativa en este negocio turístico. De hecho, ya se ha detectado un creciente interés por acortar el tiempo de alojamiento. Los propietarios suelen alquilar en verano como mínimo durante una quincena, pero ahora los clientes insisten en la posibilidad de que se les reduzca la estancia a una semana.

En localidades costeras de la provincia comienza a moverse lenta y tímidamente este mercado ante la proximidad del verano. Poblaciones como El Puerto, Chiclana, Conil o de la Costa Noroeste (Sanlúcar, Rota y Chipiona) confían en un pronto giro de la demanda de alquiler, si bien los precios serán similares a los del pasado año.

En el caso de El Puerto, ciudad turística por excelencia, las perspectivas no son por el momento demasiado halagüeñas. Las reservas a través de las inmobiliarias han comenzado a realizarse de manera muy suave y algunas voces del sector detectan un cierto miedo entre los clientes a la hora de decidirse. Un apartamento medio de dos dormitorios en una zona turística como Valdelagrana ronda en estos momentos la cifra de 1.600 euros por el alquiler de la primera quincena de agosto, la más solicitada, mientras que la segunda quincena de julio y la segunda de agosto se sitúan en los 1.300 euros, aproximadamente. Más barato resulta alquilar en la primera quincena de julio, con un precio medio de 900 euros. Entre las inmobiliarias consultadas han detectado una clara tendencia a la reducción del tiempo de vacaciones precisamente para afrontar las vacas flacas.

"Antes lo normal era alquilar un apartamento por un mes, aunque ya llevamos varios años alquilando por quincenas y si esto sigue así, en determinadas fechas como julio nos plantearíamos incluso el alquiler por semanas", dice Alberto Gavilán, gerente de la inmobiliaria Urvasa, en Valdelagrana. Ya en septiembre, un mes mucho más flojo para los alquileres y con una clientela diferente a la de julio y agosto, se ha impuesto la modalidad del alquiler por semanas. Así, en este mes se puede conseguir un apartamento por 800 euros la quincena o 450 euros la semana. También se han planteado en algunas inmobiliarias mantener los precios del año pasado e incluso reducirlos levemente, como una manera de enganchar psicológicamente a clientes que ya hayan alquilado en la zona con anterioridad.

Chiclana también es un potente receptor de visitantes interesados en alquilar apartamentos a pie de playa. Veranear en un apartamento de alquiler de dos dormitorios en primera línea de playa en La Barrosa cuesta unos 1.700 euros de media. No obstante, los precios varían notablemente dependiendo de las características del inmueble y de su ubicación, aunque casi todos ellos forman parte de una urbanización con piscina y zonas ajardinadas.

Así, en Higinio Inmobiliaria explican que "contamos con apartamentos de dos dormitorios desde 1.200 euros la quincena de agosto". Un precio que aumenta con el tamaño de la vivienda y que puede alcanzar, en el caso de los chalés con terreno, a los 2.500 ó 3.000 euros. Desde Barrosamar aseguran que "los precios se mantienen respecto al año pasado, más o menos igual que la demanda, aunque las reservas van un poco más lentas este año". En esta inmobiliaria el precio medio para una quincena en agosto en primera línea de playa es de 1.800 euros y baja hasta los 1.500 en julio. No obstante, una vivienda de mayores dimensiones o situada en el Novo Sancti Petri puede aumentar su coste hasta casi rozar el medio millón de las antiguas pesetas para una estancia de 15 días.

Y aunque las inmobiliarias de la zona destacan que el negocio de alquiler en temporada de verano no ha variado mucho respecto a años anteriores, sí que señalan que cada vez son más los que se interesan en alquilar por semanas, aunque ellos únicamente lo hacen por periodos de 15 días.

Por su parte, Conil es otro de los municipios punteros del sector turístico de la provincia. Aunque nadie tiene dudas de que apartamentos, pisos y casas en el diseminado se alquilarán en agosto, la crisis se hace ya evidente. Sin embargo, las reservas realizadas en esta época para los meses fuertes con respecto a las del año pasado han descendido un 30%. El precio medio que actualmente puede alcanzar un apartamento durante una semana en la localidad en julio y agosto puede rondar desde los 600 a los 800 euros. Desde la Inmobiliaria Andrés confirman que están cambiando las prácticas "antes la demanda era una quincena o incluso el mes completo, ahora esto es cada vez más difícil, la gente pide una semana o cuatro días". También desde la Inmobiliaria Hijos de Conil se constata estos cambios "la gente quiere alquilar más barato y el que antes venía por quince días ahora sólo se puede permitir una semana".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios